"La humanidad no encontrará la paz hasta que no vuelva con confianza a mi Misericordia" (Jesús a Sor Faustina)

miércoles, 15 de enero de 2014

El Gauchito Gil (Siervo del Diablo)

A todo lo que se dice en este artículo, agregamos que en los abominables "santuarios" paganos del Gauchito Gil, es muy frecuente encontrar imágenes católicas horriblemente ultrajadas, debido a que algunos "devotos" del Gauchito piensan, en su superstición, que serán "protegidos" con más eficacia por este ídolo si rompen, queman, incendian, imágenes de la Virgen, de Jesús, de San Miguel Arcángel y de los santos de la Iglesia Católica. También es frecuente ver imágenes del Gauchito Gil y de San La Muerte unidas y puestas dándole la espalda a una imagen de la Santísima Virgen, como modo de ofensa a la Madre de Dios. Por todo esto, instamos a los católicos a reparar, con oraciones, penitencias y sacrificios, cada vez que se pase delante de uno de estos abominables "santuarios" paganos dedicados a este verdadero ídolo demoníaco, asociado en casi todos los casos a San La Muerte, llamado también "Santa Muerte".
Dejamos el artículo tal como lo hemos extraído desde otro sitio, para la reflexión y provecho de nuestros lectores.

El «Gauchito Gil» y «San La Muerte» son dos de los personajes más «venerados» por los ladrones para conseguir que los robos que van a cometer sean exitosos y la Policía no los atrape, según indicaron fuentes policiales.
El «Gauchito Gil» era un hombre llamado Antonio Mamerto Gil Núñez que vivió en el 1800 en la provincia de Corrientes.
La leyenda cuenta que al Gauchito se ganó la enemistad de un comisario porque ambos deseaban a la misma mujer, y pasó a vivir prófugo. Para mantenerse, el prófugo formó una banda de ladrones que robaba principalmente ganado y el botín siempre lo repartía entre los pobres. La historia del «Gauchito Gil» terminó cuando fue detenido y abatido en un enfrentemiento por las autoridades. Una alta fuente policial consultada señaló que desde entonces los delincuentes veneran al «Gauchito Gil» por su condición de ladrón, prófugo y enfrentado a la Policía. »Los ladrones veneran al Gauchito, le ponen velas antes y después de los robos para asegurarse el éxito y no ser detenidos», agregó el vocero consultado por la prensa.

Para las autoridades de entonces, Antonio de la Cruz Gil era un gaucho matrero, desertor, ladrón y asesino, al cual buscaban con intensidad, hasta que pudo ser atrapado en una emboscada en la cual murió como consecuencia del enfrentamiento.

Este delincuente era muy devoto de San La Muerte, y ambos están asociados a la hora de conceder los deseos de quien sea... Aunque ninguno de sus devotos satisfechos imaginan el alto precio que habrán de pagar al verdadero Patrón del Gaucho... El mismo que dijo:

"Te daré todo esto (todos los reinos del mundo con todo su esplendor), si te postras para adorarme". (Mt 4,9)

7 comentarios:

  1. La Iglesia les dice todo ésto a esas personas, o al menos a las que luego de ir a esas diabólicas "procesiones" ingresan a una iglesia católica, y quizas hasta comulgan?
    Porque si no lo hace, son cómplices y responsables de la condenación de esas personas.

    ResponderEliminar
  2. la salvacion es por saNTIDAD Y ESTE GAUCHO NO ERA NADA SANTO

    ResponderEliminar
  3. Justamente hablamos con mis alumnos del secundario y me dijeron q los ladrones y asesinos "venden" si alma a estos seudo santos.

    ResponderEliminar
  4. muchos desgrasiadamente ban a el infierno si no se arrepienten antes

    ResponderEliminar
  5. todos los que sigan adorando estas imajenes ban camino al infierno

    ResponderEliminar