"La humanidad no encontrará la paz hasta que no vuelva con confianza a mi Misericordia" (Jesús a Sor Faustina)

La Nueva Era, manifestación planetaria del mal


Síntesis del movimiento de la Nueva Era

¿Que es el "Nuevo Orden Mundial"?
La posibilidad de "un nuevo orden mundial" es una idea que nos llena de entusiasmo cuando se trata de la paz mundial, el fin de las guerras, el hambre, y las injusticias. estas ideas conmueven nuestros mas íntimos deseos de que en el mundo haya paz, y de que exista una sociedad utópica. la propaganda a favor de esta "visión" ha sido muy efectiva. pero para realmente entender el nuevo orden mundial, tienen que entender el movimiento de la Nueva Era, porque éste es el impulso seductor de dicho orden mundial. Comenzaré explicando que se trata el movimiento de la Nueva Era.


El movimiento de la Nueva Era
La enciclopedia de la Nueva Era dice que: "mientras el movimiento es un movimiento social, es también por su naturaleza, religioso, aunque muchos del movimiento prefieren la clasificación de "espiritual" porque, la palabra "religión" tiene un significado negativo para muchos..." los prosélitos de la Nueva Era tienen una imagen negativa de la religión, pero aunque no lo quieran admitir como tal, el "New Age" es una religión.
La "Iniciación"
"La iniciación al movimiento de la Nueva Era esta basada en la primera experiencia de transformación..." 1 los que se inician al movimiento, sufren al comienzo, una experiencia transformadora que puede ocurrir durante el uso de alguno de sus métodos, como por ejemplo, la meditación, la hipnoterápia, la adivinación, o la astrología, entre otros, que usan los seguidores del movimiento para continuar su evolución dentro del movimiento. según ellos, "el principal objetivo es comprender y explicar las experiencias del pasado, y facilitar la transformación en el futuro..."2. Los seguidores comparten una experiencia transformadora, que puede ser tan única, como único es cada ser humano. Sin embargo, todos comparten una experiencia común: "el rechazo de la teología cristiana sobre el infierno y la condenación eterna." 4
¿En que creen los seguidores de la Nueva Era?
"La ideología de la Nueva Era excluye la fe en un redentor personal, que es lo que es Cristo para los cristianos... la ideología de la Nueva Era niega que Jesús era el único ser de origen divino..." 5 Así como los prosélitos del movimiento desean renunciar a lo que ellos consideran ser religiones represivas, buscan igualmente reemplazar éstas con su propia religión universal, que, según ellos, "re-establece el énfasis en el conocimiento propio, la exploración interna y la participación en ese prolongado proceso transformador..." 6
"El movimiento de la Nueva Era subordina las creencias a la experiencia, situando las creencias en un nivel de menor importancia. Las creencias duran mientras sean útiles y provechosas... los seguidores consideran que lo que uno cree es mas bien desligada de la verdad absoluta." 3
El "Karma"
Dicha continua transformación, eventualmente, lleva a creer en la reencarnación, porque creen que la salvación y la perfección humana se logra por medio del uso de la razón y la inteligencia, no que se recibe de un Dios clemente. Dicen ellos: "La transformación personal será un modo de vida. Por lo tanto cada persona escogerá su "Sadhana", o sea una senda de crecimiento y evolución espiritual. Pero como casi ninguna sadhana puede completarse en el plazo de una vida, muchos de ellos creen que la reencarnación y el karma proporcionan una estructura a largo plazo, dentro de la cual cada uno puede analizar su propia evolución espiritual... Las normas del karma son el fundamento de los actos..." 8. Según ellos, si fallasen en esta vida, tendrán otras!
Dios y la divinidad
"El movimiento afirma que todo es dios, por lo tanto, todo es bueno. El mal esta vinculado a la ignorancia (o la falta de luces)... los seres dotados de grandes luces, viven mas allá de lo que este mundo llama malo." 9"los aficionados de la Nueva Era, frecuentemente afirman su propia divinidad o la divinidad del ser humano..." 7. Esto quiere decir que todos los seres humanos son divinos, son dios, y naturalmente, esta idea definitivamente excluye a Jesús como el único hijo de Dios y el único ser divino. Como las religiones antiguas, se ha vuelto a adorar el hombre de nuevo, como si fuera un dios. la famosa actriz Shirley Maclaine ha proclamado desde arriba de una montaña, "soy dios!". El famoso cantante John Denver dijo que él un día seria tan perfecto que ya no sería un ser humano sino un dios!
La ética moral y el sufrimiento
También declara Shirley Maclaine que "no existe tal cosa como el mal. El mal es el temor y la incertidumbre. El mal es lo que cada uno cree que es." 10 Esta idea lleva a la creencia de la ética de la situación que los promotores de la Nueva Era han tomado con tanto pudor. Según esta creencia, la ética moral depende de la situación en que uno se encuentre, o sea que no existe una moral absoluta. Por lo tanto toda conducta es aceptable en ciertas circunstancias. Inclusive, la ley del karma indica que los que aparentemente sufren injustamente, en realidad se merecen sus sufrimientos.
Rodney R. Romney, promotor del movimiento y pastor de la Primera Iglesia Bautista de Seattle, Washington, dice en su libro, Jornada al Espacio Interno: "Pero, y qué de los inocentes? Usted dirá. Y qué de esas personas que sufren injustamente en manos de malhechores? No existe la inocencia pura, ni siquiera en un bebé chiquitín. Toda alma trae consigo las cicatrices de siglos de maldad y pensamientos equivocados. Existe una ley kármica de endeudamiento, que muchos están desarrollando, habiendo voluntariamente aceptado un camino de sufrimiento que forjará una evolución más elevada del alma." 11. Según esta llamada "ética", no existe el pecado. El único pecado que ellos reconocen es el pensamiento negativo. Pero quien será el que determine cuales son los "pensamientos equivocados?"

¿Creen en Dios los seguidores de la Nueva Era?
Hay tres modelos básicos de creencias sobre la idea de Dios. El primer modelo, es el del ateo, o sea la creencia de que no existe Dios, ni tampoco hay un Creador divino; solamente la evolución es la clave. Los ateos de la Nueva Era tienden a ser humanistas. El manifiesto humanista dice que: "ninguna deidad nos salvará; tenemos que salvarnos nosotros mismos... Las promesas de salvación eterna o el temor a la condenación eterna son engañosas y dañinas... La ética y la moral son autónomas, dependen de la situación, y no necesitan de la aprobación teológica ni ideológica. La razón y la inteligencia son los instrumentos más efectivos que posee la humanidad..." 12
El segundo modelo es la creencia panteísta de que existe "una fuerza o energía universal y que el encuentro con esta realidad fundamental del universo se lleva a cabo, durante un estado místico de la conciencia." 13. "En contraste con la ética cristiana del evangelio, la Nueva Era está generalmente centrada en una energía divina, indefinida e impersonal, en un principio que transciende todo lo que existe... Cada persona es Dios... Cada ser es esencialmente divino." 14
El tercer modelo es el politeísta: la creencia en que hay en muchos dioses. Constance Cumbey, autora del libro Los peligros ocultos del arco iris, dice que "el movimiento [de la Nueva Era] adora a todos los dioses paganos incluyendo Pan [el de la naturaleza], Buda [el budista], Shiva [el dios de la destrucción], y hasta adoran al propio Lucifer [Satanás]". 15 Yo quisiera mencionar a Isis, la diosa del sol, quien es muy popular entre las feministas antivida, los masones y el movimiento ecológico.
La Nueva Era: ¿Algo nuevo o una antigua religión?
Es importante que todos se den cuenta de que esta religión no es nueva, sino una regurgitación de las religiones paganas de los tiempos antiguos. Las doctrinas de la Nueva Era meramente imitan a las religiones ocultas, incluso en el uso de símbolos y artefactos. Ellos admiten que "los símbolos cristianos han sido sustituidos por símbolos derivados de las religiones cosmológicas, naturistas y del ocultismo". 16
¿Que es la Doctrina Cosmológica?
La doctrina cosmológica es la combinación de creencias naturistas y ocultistas y sostiene los siguientes principios:

1. El mundo natural está infundido de un alma y todos los seres y los elementos del cosmos tienen un significado sagrado y comparten poderes vitales;
2. Existen dioses y poderes espirituales que gobiernan el mundo, se comunican con ciertas personas y se manifiestan en fenómenos tales como los ríos, las montañas, los torrentes, y las minerales;
3. Las personas muertas son asequibles y pueden comunicarse con los que viven; y
4. Ciertas personas pueden hacer predicciones y dar datos reveladores. Dada esta percepción del mundo, la autoridad y los orígenes de tales fenómenos definitivos de la Nueva Era como las curaciones naturales (holistic medicine), los cristales, los sitios de energía (power spots) y la posesión de espíritus, (conocido con el nombre de canalización) quedan esclarecidos." 17


El "Nuevo Cristo" y la Jerarquía Celestial
Entre los principales dioses que adoran están los "maestros espirituales" , que llevan por nombre: "the Great White Brotherhood", o sea, la gran hermandad blanca; que son "Jesús y otros maestros religiosos importantes como Buda, y Krishna... (quienes) aparecen regularmente a través de la historia para ilustrar la vida consciente, es decir, completamente realizada, para enseñarle a las personas el propósito de la toma de conciencia y para entrenarlas en las técnicas que facilitan la conciencia de la propia divinidad." 18
De esta jerarquía celestial surge el "Cristo de la Nueva Era", que, según los seguidores de este movimiento, es una mezcla de todos los maestros espirituales de todas las grandes religiones. Alegan que: "este individuo es el que los cristianos llaman Cristo, los judíos el Mesías, los budistas el quinto Buda, los hindúes Krishna, y los musulmanes el Imán Mahdi". 19 El nombre de este llamado "Cristo de la Nueva Era" será "el Señor Maitreya, el Cristo de la Nueva Era", y los fundadores y los proponentes de la Nueva Era esperan su aparición pronto.
El Almanaque de la Nueva Era declara que: "según la doctrina budista, la figura de Maitreya es un iluminado que está por venir... un ser que ha de ser adorado como alguien que por compasión se abstiene de entrar en el nirvana [o paraíso] para poder salvar a otros...la imagen de Maitreya, el Buda que viene y el Cristo que prometió volver, aparecen combinadas", 20 De aquí surge el nombre: 'Maitreya, el Cristo'.
Jesús nos advirtió que vendrían falsos profetas. En mateo, capitulo 24, versículo 24, nos dijo: "aparecerán falsos profetas y llevaran a cabo grandes portentos y milagros para negaran hasta a los elegidos..." la segunda epístola de san Juan, capitulo 2, versículo 22 nos dice como podremos reconocer al anticristo: Quién es el mentiroso? Es el hombre que niega que Jesús es el Cristo, ese hombre es el anticristo, niega al Padre y al Hijo. "Los partidarios del movimiento alegan que el Maitreya está presente en el mundo en actualmente..." 21
"El Plan" para el Nuevo Orden Mundial
El 25 de abril de 1982 apareció un aviso en los periódicos de todo el mundo, anunciando la venida del Cristo. El anuncio comienza así: "El mundo está harto del hambre, de la injusticia, de la guerra... El Cristo esta aquí ya, respondiendo a nuestra petición de ayuda y como maestro para toda la humanidad... Lo reconoceremos por su poder espiritual extraordinario y por su visión universal." 22
La biblia predica sobre "El Plan"
El libro de Apocalipsis, capitula 13, versículos 13 al 18, dice: "hizo grandes señales hasta hacer bajar fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Extravió a los moradores de la tierra con la señal que le fue dado ejecutar delante de la bestia, diciendo a los moradores de la tierra que hiciesen una imagen en honor de la bestia para que hablase la imagen y hiciese morir a cuantos no se postrasen ante la imagen de la bestia e hizo que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos se les imprimiese una marca en la mano derecha o en la frente; y que nadie pudiese comprar o vender sino el que tuviera la marca, el nombre de la bestia o el número de su nombre. Este es el número de un hombre, y este número es el 666". Por cierto que el número 666 es sagrado para los seguidores de la Nueva Era, pues según Constance Cumbey, experta en dicho movimiento, "creen que mientras más se utilice el numero 666, más pronto surgirá la nueva civilización." 23
Fíjense en la similitud entre lo que dice el libro de Apocalipsis y el plan de la Nueva Era para establecer un nuevo orden mundial: "la instalación de un nuevo Mesías mundial; la implementaron de un nuevo gobierno mundial, y una nueva religión dirigida por Maitreya... un sistema de tarjetas de crédito universal... una sola autoridad para la distribución de los alimentos... un impuesto mundial... un reclutamiento militar mundial.... y la destrucción de todas las personas que creen en la Biblia y adoran a Dios, el fin del cristianismo." 24
Una iniciación Luciférica: ¿Para el mayor bien de todos?
"El movimiento de la Nueva Era enseña que el hombre se salva mediante la iniciación y por sus obras y no por la gracia de Dios y la fe en el sacrificio de Jesucristo. La iniciación se considera el corazón y la médula de la nueva religión mundial que se planea. Esta iniciación ha sido claramente definida como luciférica, o sea, de Lucifer." 25David Spangler, uno de los personajes del movimiento, y miembro de una sociedad llamada "ciudadanos planetarios", dice: "Para poder entrar en la Nueva Era, es necesario aceptar una iniciación luciférica... vamos hacia una iniciación mundial, una iniciación masiva de personas... darán nuestro numero o una marca mediante la ceremonia de la iniciación." 26 según los proponentes de la Nueva Era: "todos los que se oponen al Cristo de la Nueva Era serán librados de su encarnación física, y serán enviados a otra dimensión, fuera de la encarnación física." 27 en términos simples, pretenden matar a cualquier persona que se oponga al nuevo Cristo. Sus creencias en la reencarnación justifican estos actos, porque son vistos como la masiva transportación de almas cristianas a otra dimensión, donde estarán juntos en otra realidad.
Un escritor masónico, Albert Pike, escribió en su libro dogma y moral: "frecuentemente, un hombre y muchos hombres tienen que ser sacrificados, en el sentido ordinario, para el bienestar de todos..." 28
Otra famosa dirigente del movimiento, Barbara Marx Hubbard, escribe en su libro: Feliz Cumpleaños, Planeta Tierra: "las opciones son, quieres hacerte el Cristo natural, un ser humano universal, o prefieres la muerte? Las personas cambiarán o morirán. Estas son las opciones." 29

Quieren reducir la población mundial
El llamado "maestro" tibetano, Djwal Khul, a través de una espiritista, fundadora de la Nueva Era llamada Alicia Bailey, supuestamente ha dicho que "una tercera parte de la humanidad tiene que morir antes de llegar el año 2000... [y que] la muerte no es una tragedia a la cual se deba temer; La labor del destructor no sería cruel o indeseable en realidad... Por lo tanto los guardianes del plan permitirán mucha destrucción y muchos males se convertirán en cosas buenas". Esta mentalidad conducirá a que, sin cargo de conciencia, se puedan exterminar millones de niños anualmente por medio del aborto. También proclaman que "se debería fijar una meta para reducir la población a un nivel donde los recursos del mundo puedan sostener indefinidamente un nivel de vida decente - probablemente menos de dos mil millones de personas - y, por fin, estas normas tendrán que hacer que los gobierno usen de la coerción para contener la procreación.'" 30
La Paternidad Planificada: Una agenda oculta
Por qué desean reducir la población del mundo a dos mil millones de personas antes del año 2000? Este es el plan de los que promueven el control demográfico, los imperialistas de la población, como la presidenta de la organización antivida Planned Parenthood, Faye Wattleton, y su brazo derecho Alan Guttmacher, del Instituto de investigación que lleva su nombre. Estos son humanistas que constituyen parte del movimiento de la Nueva Era. 31. Los humanistas enfáticamente afirman la idea de la ética de situación, específicamente en cuanto al sexo y la moral. Oigan lo que declaran en su manifiesto humanista: "en cuestiones de sexualidad, creemos que las actitudes intolerantes, frecuentemente cultivadas por religiones ortodoxas y culturas puritanas, reprimen indebidamente la conducta sexual. El derecho al control de la natalidad, el aborto, y el divorcio deberían reconocerse... Creemos en el derecho a una educación universal... el crecimiento excesivo de la población tiene que ser controlado mediante un acuerdo internacional." 32. Irónicamente, la paternidad planificada a logrado legalizar el aborto usando una brillante propaganda llamada la "libertad para escoger" ("freedom of choice"). En realidad, no tienen interés en que haya libertad para escoger, ellos realmente quieren controlar a la fertilidad humana para que cada año nazcan menos. Ellos abiertamente apoyan a la política china que restringe a sólo un niño por pareja en dicho país. Llegan hasta el extremo de secuestrar a las mujeres que quedan embarazadas por segunda vez y las obligan a abortar. La Planned Parenthood no se satisface con la legalización del aborto, sino también apoyan campañas masivas para esterilizar a las mujeres en otros países, muchas veces sin el permiso y otras veces sin ni tan siquiera el conocimiento de dichas mujeres. (Para más información sobre este aspecto, solicite nuestros folletos en nuestra oficina en Miami; la dirección esta al final de este folleto)

Otros grupos a favor del control demográfico
"Se urge a los defensores de los programas contra el hambre a que apoyen las medidas a favor del aborto, la inseminación artificial, la limitación obligatoria del tamaño de la familia, el control genético, y hasta el control de la muerte. El movimiento para el desarme militar es uno de los principales elementos del movimiento de la Nueva Era". 33 Cosa rara, verdad? Porque según ellos, desean evitar muertes innecesarias, sin embargo, apoyan los millones de muertes innecesarias causadas por el aborto!
El ex-presidente de la organización Visión Mundial (World Vision), Stanley Mooneyham, en su libro, ¿Que se le dice a un mundo hambriento?, Dice: "si usted reconoce este problema [el de la población] como algo vital en el sitio donde vive, seria provechoso investigar qué servicios existen para la planificación familiar en su comunidad. Insista en que se hagan debates públicos sobre el control de la natalidad, el aborto, la inseminación artificial, el control genético y el control de la muerte en su iglesia o en los programas sociales. Algunos de estos temas lamentablemente parecen estar fuera del interés de los cristianos."34 Incluso las organizaciones que promueven la conservación del medio ambiente favorecen el control demográfico, "Una organización titulada 'Amigos del Mundo' decidió que la solución [al problema del medio ambiente] es dar a los padres de familia una licencia. Dicen ellos: 'si las medidas menos severas para el control de la procreación fallasen, tal vez algún día la procreación llegará a ser un delito contra la sociedad con castigos si los padres no tuvieran una licencia del gobierno para tener familia. O, quizás, a todos los que pudieran procrear se les exigiera usar alguna sustancia química anticonceptiva y el gobierno les daría un antídoto solamente a los ciudadanos elegidos para la procreación".35
La oración: Una arma en la guerra espiritual
Hay muchos abusos contra los derechos humanos en nuestro mundo. Todos queremos, todos estamos de acuerdo en que necesitamos soluciones a los muchos problemas que existen hoy día. Hay muchas personas que están luchando en contra de esta coerción que proponen los defensores del control demográfico. Pero, seguramente, querrán saber si hay algo que se pueda hacer para combatir a los promotores del nuevo orden mundial y les contestamos con entusiasmo: SÍ! Los propios seguidores de la Nueva Era admiten en su publicación Almanaque de la Nueva Era, que "cuando los que creen en el Evangelio se enfrentan al movimiento de la Nueva Era, están librando una guerra espiritual." 37 La mejor guerra espiritual que nosotros los cristianos sabemos librar es la de la oración! La oración es la respuesta a todos los problemas del mundo! La oración puede mover montañas! La oración es el poder más grande que tenemos nosotros cristianos, está por encima de todo!
Jesús: ¡Esperanza del mundo!
Además de la oración, tenemos que tomar acción! Tenemos que renovar nuestros esfuerzos para la defensa de la vida y de la familia. Nuestros valores cristianos tienen que ser fortalecidos. Debemos organizar una masiva campana de oración para bombardear el trono de Dios con oraciones por nuestros lideres, y nuestro mundo, y para pedir que vuelva nuestro señor Jesucristo! No debemos temer. Jesús nos dice en Juan 14:1: "No se turbe vuestro corazón, creéis en Dios, creed también en mi". Jesús nos prometió volver al mundo. En Marcos, capitulo 13, versículos 26 y 27, nos dice: que "los hombres verán al Hijo de Dios venir en las nubes con gran poder y majestad, y él enviara sus ángeles y buscará a sus elegidos de los cuatro rincones de la tierra, hasta el final de los tiempos."
Tenemos que tener fe en nuestro Señor ahora más que nunca, por que El nos promete vencer al enemigo. En la Biblia, II crónicas, capitulo 7, versículo 14, dice: "'si mi pueblo, sobre el que se invoca mi nombre, se humilla, ruega, y me busca la cara, si se aparta de sus malos caminos, yo oiré desde los cielos, y le perdonaré su pecado, y curaré la tierra'". 38 Hay esperanza y esta esperanza viene de Dios. ¡Que Dios los bendiga a todos abundantemente!
Para mas información sobre este tema, dirigirse a:

Vida Humana Internacional
4345 S.W. 72 Avenue, Suite E
Miami, Florida 33155 EE.UU.
Tel. (305) 662-1497 Fax: (305) 662-1499

Bibliografía citada:
New Age Almanac- J. Gordon Melton, Jerome Clark y Aidan A. Kelly - Visible Ink Press - División de Gale Research, Inc. - 835 Penobscot Building - Detroit, MI 48336-4094 - USA Copyright 1991.
New Age Encyclopedia - J. Gordon Melton, Jerome Clark y Aidan A. Kelly. En colaboración con: Dell Dechant, Johnny Flynn, James R. Lewis, Suzanne Riordan y Steve Shafarman. Primera edición - Gale Research, Inc. - 835 Penobscot Building - Detroit, MI 48336-4094 - USA - Copyright 1990.
The New World Order - Ralph Epperson - Publicado por Publius Press, 3100 SO. Pilamena Place - Tucson AZ 85730 - USA - Copyright 1990.
The Hidden Dangers of the Rainbow - Constance E. Cumbey - Publicado por Huntington House, Inc. 1200 N Market Street, Suite G - Shreveport LA 71107 - USA - Copyright 1983.
Citas 1. New Age Encyclopedia, pg. Xiii. 2. New Age Almanac, pg. 303. 3. New Age Almanac, pg. 303. 4. New Age Almanac, pg. 304. 5. New Age Almanac, pg. 313. 6. New Age Almanac, pg. 303. 7. New Age Almanac, pg. 305. 8. New Age Almanac, pg. 304. 9. New Age Almanac, pg. 305. 10. The New World Order, pg. 219. 11. The Hidden Dangers of the Rainbow, pg. 181. 12. The New World Order, pgs. 200-206. 13. New Age Almanac, pg. 304. 14. New Age Almanac, pg. 313. 15. The Hidden Dangers, of the Rainbow, pg. 41. 16. New Age Almanac, pg. 345. 17. New Age Almanac, pg. 345. 18. New Age Almanac, pg. 304. 19. The New World Order, pg. 19. 20. New Age Almanac, pg. 334. 21. The New World Order, pg. 19. 22. The Hidden Dangers of the Rainbow, pg. 13. 23. The Hidden Dangers of the Rainbow, pg. 22. 24. The Hidden Dangers of the Rainbow, pg. 20. 25. The Hidden Dangers of the Rainbow, pg. 67. 26. The Hidden Dangers of the Rainbow, pg. 21-22. 27. The Hidden Dangers of the Rainbow, pg. 185. 28. The New World Order, pg. 16. 29. The New World Order, pg. 15. 30. The New World Order, pg. 14. 31. The New World Order, pg. 207. 32. The New World Order (pgs. 200-206. 33. The Hidden Dangers of the Rainbow, pg. 56. 34. The Hidden Dangers of the Rainbow, pg. 154. 35. The New World Order, pg. 241. 36. The New World Order, pg. 242. 37. New Age Almanac, pg. 313. 38. The New World Order, pgs. 301-302.
Artículos y Documentos por Temas  » Nueva Era » Síntesis del movimiento de la Nueva Era


Orígenes e historia de la Nueva Era

Introducción

Las ideas y prácticas que constituyen el New Age son muy difíciles de constatar, de enumerar, pues no tiene el New Age una identidad definida, sino muchas fachadas; fachadas variables y confusas. Da la impresión de no constituir un movimiento unido, organizado, estructurado. Se presenta como una serie de ideas, creencias, prácticas aparentemente aisladas e inconexas, sin un fin y una organización definidos ... simplemente como una moda. Además tiene una capacidad de mutación realmente asombrosa y una gran variabilidad: ha venido surgiendo a cada paso con nuevas cosas, nuevas ideas -o ideas viejas convertidas en nuevas.

De allí la dificultad en descifrarlo, dividirlo, descomponerlo, definirlo. Sin embargo, lo definiremos de esta manera:
El New Age es un movimiento pseudo-espiritual de corte esotérico y ocultista, pagano, que incluye teorías erróneas y herejías condenadas por la Iglesia que contradicen verdades fundamentales de la fe cristiana, y que busca llevar al hombre a creer que puede llegar a ser como Dios.
Su finalidad, encubierta bajo un pretendido respeto a todas las creencias, es la destrucción de la fe cristiana, con lo que intenta acabar con la Iglesia Católica y con toda denominación cristiana.
El "New Age" se ha traducido en español "Nueva Era", pero en realidad la traducción de "New Age" sería "Nueva Edad". Los seguidores de esta corriente también lo llaman "Era de Acuario" y "Edad de Oro". Por los fines que persigue, otros lo llaman "Configuración de Acuario" o "Conspiración Acuariana".

Origen

El New Age tiene sus raíces en la "Sociedad Teosófica" fundada en 1875 en New York por una rusa, Helena Blavatsky, básicamente espiritista, quien dice haber recibido sus enseñanzas de unos "seres espirituales especiales" o "maestros ascendidos".
Para saber qué es la " Sociedad Teosófica", necesitamos conocer qué es la Teosofía.
La Teosofía es la creencia o pretensión de tener conocimiento místico directo de la "divinidad", sobre ésta y el mundo, mediante doctrinas y prácticas secretas, esotéricas, ocultistas.
La Blavatsky funda en 1875 la "Sociedad Teosófica" que es una mezcla de ocultismo y misticismo oriental (básicamente lo que es hoy el New Age). La sucede como presidenta Annie Besant, quien trató en 1929 de presentar un nuevo "mesías" al mundo: un hindú que rechazó el status que le asignó y se separó del movimiento.
Pero es Alice Bailey (1880-1949), tercera presidenta, inglesa radicada también en E.E.U.U.; quien es considerada la "suma sacerdotisa" de la "Sociedad Teosófica". Ella funda el "Trust de Lucifer" (hoy "Lucis Trust") y, como médium espiritista, decía recibir mensajes de un cierto "maestro de sabiduría" muerto, un tibetano. (No es mera casualidad que sea oriental, como veremos más adelante.)
En numerosos escritos de esta "Sociedad Teosófica" aparecen los mensajes del espíritu demoníaco que le dictaba en "escritura automática", es decir, en estado de trance mediúmnico, durante el cual escribe la mano del médium automáticamente, sin que éste tenga control alguno de lo que se escribe.
Estos escritos forman una especie de "Plan" al cual se le dio carácter secreto entre los seguidores. Este "plan", que es el "Plan del New Age", incluye un gobierno mundial y una sola religión mundial. El Plan del New Age debía permanecer oculto hasta 1975, año en que sería sacado a la luz pública.
¿De dónde surge la "Sociedad Teosófica" que funda la Blavatsky en 1875?
"La Teosofía comenzó con los masones y en medio de ellos", dice una publicación del CELAM (Conferencia Episcopal Latinoamericana) titulada "Sectas en América Latina", en el capítulo titulado "Movimientos Pseudo-espirituales", escrito por el Franciscano Fray Buenaventura Kloppenburg.
¿Qué fines persigue la Masonería? ¿En qué consiste la conspiración masónica?
La Masonería, que es una sociedad secreta de corte esotérico y ocultista condenada por la Iglesia, aunque simula lo contrario, persigue la destrucción de la civilización cristiana, comenzando primero con la Iglesia Católica y continuando con otras creencias cristianas; así como también de toda norma, principio o institución basados en el cristianismo, para sustituirlos por una civilización pagana y una pseudo-religión también pagana. Esto es importante conocerlo para poder continuar analizando el proceso histórico de conformación del New Age, a partir de la "Sociedad Teosófica".
Helena Blavatsky se transforma en médium espiritista un poco antes de fundar la "Sociedad Teosófica". Es durante una estancia en París (1867-1870) que entra al grupo de Allan Kardek, masón y codificador del Espiritismo.
A su regreso a EE.UU. funda la "Sociedad Teosófica" en New York el 20 de noviembre de 1875 junto con otros masones: Charles Sotheran (uno de los jefes de la Masonería en E.E.U.U.), Henry Steele Olcott (masón), George Felt (de la Hermandad Hermética de Luxor, también masónica) y William Judge.
En 1871, Albert Pike, gran maestro de una de las ramas de la Masonería, el Rito Escocés, escribe un libro básico de la filosofía masónica: " Morales y Dogmas de la Masonería". Pike, aunque no pertenece formalmente a la directiva de la "Sociedad Teosófica", está en contacto con ésta.
Otra evidencia de la conexión de la Masonería y el New Age es este dato curiosísimo: el boletín que los masones distribuyen por todo el mundo a los "hermanos masones" se llama ¡¡¡"New Age"!!! Hay constancia de que así se llama, al menos desde 1921, pero este nombre podría haberse usado con anterioridad a esta fecha.
Aparte de las evidencias históricas del origen y la relación de la Nueva Era con la Masonería, hay otra determinante: el Plan del New Age coincide con los fines de la Masonería: una religión mundial y un gobierno mundial. Es decir: las metas del New Age y las de la Masonería son las mismas.
Quizá por esto el Papa León XIII en 1884 en su Encíclica "Humanum Genus" (#7) dice lo siguiente: "Varias son las sectas que, aunque diferentes en nombres, ritos, forma y origen, al estar, sin embargo, asociadas entre sí por la unidad de intenciones y la identidad en sus principios fundamentales, concuerdan de hecho con la Masonería, que viene a ser como el punto de partida y el centro de referencia de todas ellas."
¿Cuál es la relación de la "Sociedad Teosófica" con el Misticismo Oriental?
El espíritu diabólico que dicta a Alice Bailey el Plan New Age es tibetano. Pero la relación de la "Sociedad Teosófica" con el Oriente es anterior: en 1879 la Blavatsky y Olcott viajan a la India, se instalan en Adyar, cerca de Madras, y 6 años después ella escribe su obra "Doctrina Secreta"en la que comienza a configurarse el "Plan del New Age".

Conclusión

Después de este sucinto análisis histórico podemos concluir lo siguiente: la Masonería da origen a la Sociedad Teosófica por medio del Espiritismo y en contacto con el Paganismo Oriental.

Estos son los cuatro pilares básicos del New Age: Masonería - Espiritismo - Teosofía o Gnosticismo - Paganismo Oriental.

Al tener en cuenta esta base de sustentación del New Age podremos descifrarlo y analizarlo mejor.
EL New Age se origina, entonces, en la Masonería, por medio de instrucciones y dictados dados por espíritus demoníacos.
Dice San Pablo: "El Espíritu nos dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, entregándose a espíritus engañadores y siguiendo enseñanzas de los demonios" (1 Timoteo 4,1).
Nota: La información que contiene esta sección proviene del libro "Alerta! New Age" de: Isabel Vidal de Tenreiro. Puede obtener esta publicación y otros excelentes libros sobre el tema del centro de Paz: Florida center for Peace, P.O. Box 431306, Miami, Florida, 33143, U.S.A.

El proceso de penetración de la Nueva Era


Ya en 1986 un reportaje del New York Times dice que todo ha sido influído por el New Age: la educación, la salud, el arte, la economía, la gerencia, el gobierno, la ciencia, el entretenimiento y ... la religión.


En el área religiosa hay gente muy comprometida, muy cristiana, católica practicante... ¡hasta sacerdotes y religiosas! que inocentemente han ido "anexando" (así comienza la participación: agregando) a sus creencias y prácticas de siempre, teorías y prácticas del New Age... y ya sabemos de dónde vienen estas "nuevas" creencias y prácticas. (!!!). Por ejemplo, una muy difundida y anexada por muchos cristianos es la creencia en la reencarnación, que analizaremos más adelante.
Los propulsores del New Age no van directamente contra las creencias cristianas; "aparentemente" las aceptan. Se muestran muy abiertos, al principio. Proponen estos errores heréticos como algo compatible con el Cristianismo. Todas las religiones son aceptadas. ¡Claro! Si la Teosofía se basa en la igualdad de las religiones -para así acabar con todas, en particular la católica- para luego tratar de establecer la religión única.
Los que están promoviendo el New Age usan terminología de la Biblia, del cristianismo y hasta mencionan actividades de la Iglesia Católica, para confundir, engañar y atraer a los católicos.
¿Cómo ha sido el proceso de penetración del New Age?
Al pasar la humanidad de una concepción teo-céntrica del mundo, en la cual Dios era el centro, a una concepción antropo-céntrica, en la que el hombre se convierte en el centro, se fueron introduciendo cambios en los conceptos de la fe, en las normas morales, en las actitudes y valores, en las formas de vida y costumbres de las personas. Aunque estos cambios se han venido sucediendo paulatinamente desde el Renacimiento, no hay duda de que es en este siglo, cuando se van dando las condiciones que hacen posible la penetración franca y más generalizada de los errores del New Age.
Para ver cómo ha sido el cambio en la sociedad y en los individuos que la integran desde fines del siglo pasado, puede verse en la Encíclica "Humanum Genus" del Papa León XIII y un extracto de otra Encíclica suya, "Praeclara Gratulationis". Además, ha habido un cambio de mentalidad que se ha producido en forma intensa y acelerada durante la segunda mitad de este siglo, y que lo resume de la siguiente manera Mássimo Introvigne, Director del Centro de Estudios de Nuevas Religiones de Roma:
1a. Etapa: Iglesia NO - Cristo SI: Etapa de penetración de las sectas de origen cristiano y en nuestros países, etapa de descrédito de la Iglesia y de los sacerdotes: "Yo creo en Cristo, pero no en los curas", fue un comentario que comenzó a difundirse y a oírse entonces, convirtiéndose casi en "slogan".
2a. Etapa: Cristo NO - Dios Sí: Etapa de invasión de la religiosidad oriental y de los Gurúes orientales hacia el occidente cristiano.
3a. Etapa: Dios NO - Religión SI: Etapa en que asuntos seculares se convierten en cuasi-religiosos. En política, el Marxismo; en la ciencia, el Freudismo y el comienzo de los movimientos del "desarrollo del potencial ilimitado del ser humano".
4a. Etapa: Religión NO - Sacralidad SI: Etapa de promoción de creencias y prácticas del ocultismo que se promueven como sagradas: es ya la Etapa de la Nueva Era.
Este ha sido un proceso de penetración inadvertido y solapado, lento y paulatino, pero efectivo y certero. Han sido fases de alejamiento de la verdad que se han ido sucediendo una tras otra en todo el mundo.
Penetración literaria
En 1976 sale el bestseller "Juan Salvador Gaviota" de Richard Bach, publicación que es dictada por un espíritu. Este fue el lanzamiento de la literatura "canalizada" por espíritus. Este relato aparentemente inocuo e idealista traía la semilla del New Age. Se vendieron en poco tiempo 25 millones de ejemplares.
Posteriormente sale "Las Enseñanzas del Don Juan" de Carlos Castañeda, el mayor exponente de la hechicería.
Hoy en día la literatura New Age es excesiva; para 1991, sólo en EE.UU., habían 2,500 librerías especializadas, sin contar las secciones New Age en todas las librerías, con 25,000 títulos en circulación y creciendo vertiginosamente, convirtiéndose este renglón en fuente de "grandes lucros", según reseña el diario "Jornal do Brasil" en Enero de 1995.
Penetración audiovisual
Son evidentes en películas, videos, juegos de video, música y también en libros y revistas las siguientes influencias: gusto por el terror, por lo imaginario y fantasioso, por lo cósmico-mágico, lo feo y monstruoso, experiencias extra-sensoriales, poderes parasicológicos como la telepatía, comunicación con espíritus a través de juegos como la Ouija; viajes al más allá, talismanes, brujería, hechicería, etc. ... y hasta lo expresamente satánico. Las películas satánicas abundan y se transmiten frecuentemente por la televisión.
Penetración por símbolos
La simbología satánica puede verse abundantemente en periódicos, revistas, artes, publicidad, TV, cine, ropa, etc.
Penetración en la música
La llamada "Música New Age", con la repetición de sonidos en secuencias alternadas está realizada para crear atmósferas que lleven al oyente a un estado de relajación que favorezca la alteración de los estados de conciencia.
En la música rock las letras con alabanzas, antes escondidas y ahora expresas al mismo Satanás son cada vez más frecuentes.
Drogas
En el New Age las drogas son usadas, más que todo, como un medio para lograr, a través de la alteración de los estados de conciencia y de la manipulación del sistema nervioso, supuestas experiencias divinizantes.
Descrédito progresivo de la moral y la ley de Dios
Esta es una forma de penetración evidente en todos los sectores de la sociedad, a través de los medios de comunicación, tanto en programas de ficción (novelas, películas) como en las de no-ficción (programas de opinión, científicos, etc.).

Por esto S.S. Juan Pablo II en su Encíclica "Veritatis Splendor" (#35) escribe:" Estamos invadidos de una orientación ética que tiene su centro en un pretendido conflicto entre la libertad y la Ley de Dios ... llegando a tal grado de autonomía moral que es casi una soberanía absoluta".


Nota: La información que contiene esta sección proviene del libro "Alerta! New Age" de: Isabel Vidal de Tenreiro. Puede obtener esta publicación y otros excelentes libros sobre el tema del centro de Paz: Florida center for Peace, P.O. Box 431306, Miami, Florida, 33143, U.S.A.


La ideología de la Nueva Era y las fachadas con que se presenta

Fachadas con que se presenta la Nueva Era
Aparente aceptación de todas las religiones: no va contra ninguna, pero tampoco acepta ninguna que no sea de las paganas: Hinduismo, Buduísmo, Zen, Taoísmo. Va introduciendo creencias paganas (por ejemplo, la re-encarnación). De esta forma, al ir los cristianos y especialmente los católicos, "anexando" estas falsas doctrinas y creencias a nuestra fe, terminamos perdiendo la verdadera Fe. Así, al quedar debilitada y destruída la Fe cristiana, se logra uno de los fines del New Age: integrar todas las religiones en una sola.


Búsqueda de la salud: Un caso típico es el de las curaciones por "energía universal"; también la "Meditación Trascendental", para lograr el equilibrio emocional y psíquico.
Búsqueda del Ecologismo, de la protección ambiental: fin bueno -como es el de la salud- pero que a veces se usa como fachada o disfraz para introducir teorías y prácticas del New Age.
Uso de lenguaje y términos cristianos para engañar y confundir a los cristianos y católicos. Pueden declararse rosacruces, propulsores de la metafísica y simultáneamente utilizar pasajes de la Biblia, terminología cristiana y hasta mencionar actividades de la Iglesia Católica.
Dar apariencia de científico a lo ocultista: Por ejemplo, la Parasicología como ciencia para estudiar fenómenos ocultos. Otro ejemplo: el espiritualismo hindú convertido en aparente ciencia como técnica de relajación en la "Meditación Trascendental".
Uso de disfraces para los demonios, espíritus malignos y almas condenadas que actúan en el Espiritismo o "canalización": se les llama "ángeles" o se hace creer que son "extraterrestres". (Hay testimonios de personas que han escapado del New Age y a quienes se les había dicho que vendrían unos "extraterrestres" para tomar posesión de ellos.) También se llama a estos espíritus malignos "maestros ascendidos", "seres espirituales especiales", como llamó la Blavatsky a quien le dio el dictado por "escritura automática". También los denominan "espíritus de la naturaleza". Hay uno, incluso, que llaman "espíritu de la navidad", muy promovido, publicitado e invocado, al cual se le piden regalos deseados para esa época.

Pilares que sustentan la Nueva Era
La mejor forma de descifrar la Nueva Era es estudiando la ideología que lo sustenta. Así vemos que, ante la dificultad de descomponerlo, de definirlo -pues reúne por suma o confusión viejas y nuevas herejías y filosofías- al revisar estas herejías presentes a lo larga de la historia de la Iglesia, podemos darnos cuenta cómo esta conformada la Nueva Era. Es interesante observar que todas están interconectadas entre sí y se apoyan unas a otras.

  • Espiritismo: Ya hemos visto cómo la Nueva Era proviene principalmente del espiritismo, es decir, de la comunicación con espíritus malignos y de las instrucciones recibidas de éstos. No está constituído por meros descubrimientos hechos por los hombres. ¡¡¡ALERTA!!! Son dictados y dictámenes provenientes del demonio.
    El New Age proviene del Espiritismo pero también lo incluye y lo fomenta.
    El Espiritismo, ahora llamado "canalización" y hasta "espiritualismo", es la práctica de contactar espíritus malignos, o sea, ángeles caídos y/o almas condenadas.
    Se cree -erróneamente- que el Espiritismo es la práctica de contactar espíritus buenos e inofensivos. Pero ... ¿de dónde vienen estos espíritus?
    Las actividades espiritistas están expresamente prohibidas en la Biblia (Deuteronomio 18, 9-12). La Iglesia Católica también las prohíbe. Por eso podemos afirmar que la información recibida mediante prácticas espiritistas -sean veraces o no- no vienen del Espíritu de Dios, ni de Sus Ángeles, ni de las almas de la Iglesia Triunfante (las de las santos que están en el Cielo), ni siquiera de las almas de la Iglesia Purgante (almas que se encuentran en estado de purificación en el Purgatorio que, aunque no gozan aún de la Visión Beatífica -de la Visión de Dios- son almas ya salvadas que forman parte de la Comunión de los Santos).
    Se puede concluir, entonces, que el Espiritismo es la práctica de contactar espíritus malignos: ángeles caídos (demonios) y almas condenadas.
    Lo que sucede es que los dictados de los espíritus malignos aparentan ser enseñanzas iluminadas, porque los ángeles caídos y sus secuaces -las almas condenadas - son engañadores igual que el jefe de los demonios: la antigua serpiente, Satanás, el inventor o padre de la mentira (cfr. Juan 8, 44; 2a. Corintios 11, 14).
    Usan principios psicológicos y lenguaje espiritual para poder engañar mejor: "Si toman del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal serán como Dios", fue el engaño de la Serpiente a Adán y Eva. Y hoy Satanás sigue engañándonos con el "árbol de la ciencia del bien y del mal": sabrán como dios - serán como dios - conocerán como dios ... sanarán como dios - harán milagros como dios ...

  • Panteísmo: Todo es Dios. El hombre es parte de Dios. Dios y el mundo son -en última instancia- idénticos. Dios es la energía del universo. Dios no es un ser con personalidad, no es un Dios personal, no es un Dios Persona. Entre otras consecuencias de esta creencia tenemos:
    Si todo es dios, yo también soy dios -o puedo llegar a ser dios.
    Shirley McLaine, exponente importantísimo del New Age, aparece en una filmación frente al mar cantando: "Yo soy dios, yo soy dios, yo soy dios".
    Los gurúes sostienen que ellos son dioses.
    Dios incluye todo, tanto el Bien como el Mal. (Esta es una doctrina pagana oriental fundamental.)

  • Monismo: Todo es uno, todo es una misma cosa. Se relaciona con el Panteísmo en que no existe una distinción final entre Dios y el hombre, entre el Creador y la creación.

  • Sincretismo: Fusión de diferentes formas de creencia y práctica. Igualación de todas las religiones. Pretende que todas las religiones pueden ser una sola. Como consecuencias del sincretismo tenemos, por ejemplo:
    • La Biblia es uno más entre muchos libros "sagrados".
    • Jesús es un "profeta" más, igualado con Buda, Mahoma o Laotsé.

  • Gnosticismo o Teosofía: Herejía del siglo I, que ha persistido y vuelve a presentarse fuertemente en nuestros días formando parte de lo que hoy es el New Age.
    Es un conjunto de enseñanzas y prácticas secretas, mediante las cuales la persona pretende llegar al conocimiento ("gnosis") de la esencia misma de la divinidad, conocimiento que trata de lograrse mediante prácticas "mágicas" y ocultas.

  • Rosacrucismo: Principios en que se basan las Sociedades Rosacruces muy antiguas, (siglo XVII), presentando evidentes semejanzas o interrelación con la Masonería. También panteísta: "Creemos en un ser supremo de quien todos somos parte", comienza la declaración de principios de los Rosacruces.

  • Relativismo moral: Negación de las premisas sobre las cuales descansa la ley moral, llegándose al extremo de afirmarse que Dios incluye tanto el bien como el mal. No hay diferencia entre el bien y el mal, entre el vicio y la virtud. Todo depende de la opinión de cada persona. Es bueno lo que a cada quien le plazca.
    Si la persona acepta su propia bondad, todo lo que haga es bueno, aunque sea malo. He aquí unos ejemplos prácticos de conocidos gurúes, y otros exponentes del New Age, consecuencias del relativismo moral:
    • "El bien y el mal son uno y son lo mismo" (Swami Vivekananda).
    • "Mi ashram (comunidad de seguidores de un gurú) no hace distinción entre lo demoníaco y lo divino... Enfatizar la moralidad es degradante, es inhumano, es dañino" (Rajneesh).
    • Shirley McLaine dice en uno de sus libros ("Out on a Limb") que "consiguió camino, el método para eventualmente eliminar los conceptos artificiales del bien y del mal".

  • Relativismo práctico y subjetivismo: El relativismo que es la negación de la realidad (todo es apariencia o una impresión de la realidad), en el New Age se amplía uniéndose al Subjetivismo. Así se propone: ¿cree Ud. su propia realidad? No hay una verdad; cada quien tiene la suya. De allí el gran auge de lo fantasioso y de lo imaginario.
    Ejemplo: En el mismo libro "Out on a Limb", Shirley McLaine, exponente importantísimo del New Age y una de sus sacerdotisas más relevantes, escribe que dándose un baño caliente llegó a creer". "Poco a poco me convertí en agua ... sentí una conexión interior de mi respiración con el pulso de la energía en mi derredor. De hecho, yo era el aire, el agua, la oscuridad, las paredes, la espuma, las rocas mojadas sumergidas en el agua y aún el sonido del río que corría afuera". (!!!)
    La McLaine, que trató con su canto ("yo soy dios, yo soy dios, yo soy dios") de aplicar el Panteísmo (todo es dios ... yo soy dios), en éste trata de aplicar el Monismo (todo es uno, todo es la misma cosa), a través del subjetivismo.
    Además, este tipo de prácticas tan insanas pueden llevar a situaciones depresivas graves. Así es la táctica del Demonio: subirlo a uno, darle una serie de poderes o hacerle creer a uno que los tiene, para después hundirlo irremisiblemente en el abismo.

  • Esoterismo y Ocultismo: Conjunto de prácticas escondidas o secretas mediante las cuales se pretende llegar a la divinización de uno mismo.

  • Neo-Paganismo: Revalorización e incorporación de numerosas doctrinas paganas, en las que principalmente se considera a Dios como una Fuerza Superior inmanente (inherente) a la creación, formando parte de ésta y no independiente de ella: no como el Creador, el Ser Supremo.
    Esta Fuerza Divina incluye su aspecto masculino y femenino, siendo la parte femenina la más poderosa e importante (Gaia o la Madre Tierra).

  • Idolatría: Como consecuencia de la revitalización del Paganismo, han reaparecido deidades viejas y surgido nuevas divinidades, a quienes se les rinde el culto que se debe sólo al Dios Uno y Trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo.
    La Idolatría se ha estado introduciendo en Venezuela y también en otros países, de diversas maneras; entre otras, por la vía de las curaciones por contacto a través de la llamada "energía universal". En el Nivel 4 de estos cursos "se estudian junto al 'maestro' los códigos secretos que se encuentran en unos gráficos traídos por él de Egipto ... uno representa a Nut, la figura de una elástica mujer ... que habría venido con una importante misión para aliviar el sufrimiento de la humanidad y ayudar a establecer la armonía sobre la tierra" (cf. Revista Pandora - Reportaje sobre el Gurú vietnamita Dang, Desira Narada III y sus cursos).

  • Quietismo: La búsqueda de una extrema pasividad espiritual que tiende a la destrucción del ser humano a través de una supuesta absorción en la divinidad. Es la raíz del Budismo, cuyo ideal es el estado de "nirvana", en el cual ya el hombre no tiene deseo, ni pasión, ni la "ilusión" del mundo exterior. El Quietismo se conecta con el Relativismo al considerar el mundo exterior una ilusión o apariencia.

  • Re-Encarnacionismo: El deseo de la eterna felicidad que es un anhelo que Dios mismo ha puesto en Sus criaturas para que, buscándole, lleguemos a El, se explica en el Paganismo Oriental mediante la creencia de que el alma de cada ser humano regresa a la tierra y comienza a vivir de nuevo en otro cuerpo. Y se cree, además, que este proceso llamado "reencarnación" sucede no una vez, sino muchísimas veces: cuantas veces sean necesarias hasta romper este ciclo re-encarnatorio que es causado por el "karma", es decir, por el efecto que tienen los actos malos de la persona y por los cuales inexorablemente hay que pagar, bien en la vida de esa misma persona o en la vida de las sucesivas personas en las que supuestamente se reencarna esa alma.
    Según el Paganismo Oriental, este ciclo re-encarnatorio llamado "samsara" puede concluir cuando, aún permaneciendo en el mundo físico, se llega al desprendimiento total de éste, creyéndose que así se logra la auto-divinización.
    Pero la creencia en este prolongado y desagradable supuesto ciclo de sucesivas muertes y nacimientos, que en el Paganismo Oriental es considerado algo negativo de lo que hay que salir, la estamos adoptando ingenuamente los hombres y mujeres de hoy como algo posible, bueno, conveniente ... y hasta agradable y esperanzador, y lo estamos "anexando" a las verdades que constituyen nuestra fe cristiana.
    Sin embargo, aparte de ser la llamada "re-encarnación" algo inconveniente y negativo, y aparte de estar expresamente negada en la Biblia ("Por cuanto el destino de los hombres es morir una sola vez", Heb.9,27) contradice verdades básicas de nuestra fe cristiana y se podría decir que termina negando toda esa fe. Analicemos sólo dos de estas verdades:
    Jesucristo Salvador y Redentor: Sólo Dios puede salvar (Is.43,3 y 12,2). Sólo el Hijo de Dios hecho Hombre nos salva y redime (Lc.19,12 - Jn.10,19 -Rom.5,12-19). Pero en la teoría pagana de la "re-encarnación" el hombre pretende por sí mismo llegar a la propia divinización, "purificándose" mediante técnicas y prácticas esotéricas. Es decir, el hombre que cree que va a re-encarnar pretende auto-redimirse, negándose así la única salvación posible: la que nos vino a traer Jesucristo, Salvador y Redentor de todos los seres humanos y de cada ser humano en particular (Lc.1,31 - Mt.1,21).
    La Resurrección: Así como Jesucristo ya resucitó, nosotros también resucitaremos para vivir eternamente (Jn.6,40), no sin antes pasar por el Juicio (Jn.5,25-27): "los que hicieron bien saldrán y resucitarán para la vida, pero los que obraron mal resucitarán para la condenación" (Jn.5,28-29).
    Esa es nuestra esperanza; el saber que resucitaremos en cuerpo y alma gloriosos como Jesucristo ya resucitó, para disfrutar del Cielo que nos ha sido prometido, ese lugar inexplicable en términos humanos, pues "ni el ojo vio, ni el oído escuchó, ni el corazón humano imaginó lo que Dios tiene preparado para las que le aman" (1a.Cor.2,9).
    Aparte de ser esta esperanza de nuestra futura inmortalidad en cuerpo y alma gloriosos resucitados por Jesucristo una verdad de nuestra fe cristiana, ¿no es además una esperanza mucho más deseable que la vana ilusión de morir para volver a "nacer" dentro de un cuerpo que no es el mío?

  • Religiosidad pagana oriental

  • a. Hinduismo: Politeísta, panteísta, monista, quietista, relativista. La única realidad en el universo es la divinidad (Brahman); todo lo demás es ilusión (maya) y realmente no existe. Se llega a la iluminación, a la auto-divinización, mediante el Yoga (al llegar a la experiencia "samadhi").
    Según el filósofo hindú Vishal Mangalwadi, el Yoga tiene como finalidad alterar la conciencia para obtener más elevados niveles de conciencia a través de ciertas técnicas para manipular el sistema nervioso.
    Todos los tipos de ejercicios yoga están diseñados para llegar, mediante un vacío interior, a la conciencia de la propia divinización. (Todo es dios ... yo soy dios. )
    Sea el Jnana Yoga (del conocimiento), el Bhakti Yoga (del amor y la devoción), el Karma Yoga (del trabajo y el esfuerzo), el Hatha Yoga (de ejercicios), el Japa Yoga (de repetición de palabras -mantras- que llaman a divinidades hindúes o inclusive a espíritus malignos (cfr. Jhonette Benkovic en "New Age Counterfeit"), sea elKundalini o Laya Yoga (el utilizado en los cursos de curaciones por "energía universal" y en los de comunicación con "ángeles", sea el Tantra Yoga (de magia sexual), etc. ..., todos los tipos de yoga buscan llevar a los que los ejercitan a un concepto y una práctica pagana, cual es la búsqueda del vacío interior para llegar a la conciencia de la propia divinidad, es decir, a la auto-divinización: hacerse uno dios.
    Error común es pretender equiparar estas prácticas a la Mística Cristiana, ya que el vacío interior que se busca en el Paganismo Oriental es muy distinto al abandono que en la oración contemplativa de la Mística Cristiana hace la persona cuando se abre a Dios y se entrega a El, Quien habita en su interior, ya que el hombre es "templo vivo del Espíritu Santo" (1a.Cor.3,16).

  • b. Budismo: Es una nueva forma de religiosidad pagana oriental proveniente del Hinduismo, pues según la leyenda, Buda, antes de llegar a la iluminación, fue un errante monje hindú.
    Propia del Budismo es la teoría re-encarnacionista de que la existencia es un continuo ciclo de muerte y re-encarnación y que mientras la persona se mantiene en ese ciclo, no puede librarse del sufrimiento (karma), para lo cual hay que buscar el estado de felicidad y paz total (nirvana).

  • c. Taoísmo/Zen: El Zen es una forma de Budismo, cuya meta es llegar a un estado de conciencia en el cual "todo es uno" (Monismo). Dice un zenista: "Todo es uno, uno es nada, todo es nada..."
    El Zen ha sido influenciado por el Taoísmo (religión de la China), del cual toma el principio y el símbolo chino del "yin y yang" o conciliación de contrarios: bien-mal, pasivo-activo, positivo-negativo, luz-oscuridad, masculino-femenino, etc., pues los opuestos son símbolos de la unidad final (tao).

  • Materialismo y Hedonismo: Aunque las metas y métodos del New Age parecen ser muy espiritualistas, el móvil subyacente es eminentemente materialista (no de Dios) y hedonista (búsqueda del placer), pues se considera que la meta suprema del hombre es la satisfacción personal y el éxito.
  • considera que la meta suprema del hombre es la satisfacción personal y el éxito.
  • Integracionismo u Holismo: "Holos", del griego "total". Todo está interconectado. Todas las cosas son interdependientes y deben ser consideradas "integralmente" o "holísticamente". Esto se aplica actualmente a la salud.
    A través de esta teoría se busca la reconciliación de contrarios, como en el Taoísmo: la ciencia y el ocultismo, lo positivo y lo negativo.
    También se busca por medio de esto la integración de todas las religiones y, por supuesto, la integración de todas estas doctrinas falsas, paganas, heréticas que hemos revisado, para el NEW AGE.

    Nota: La información que contiene esta sección proviene del libro "Alerta! New Age" de: Isabel Vidal de Tenreiro. Puede obtener esta publicación y otros excelentes libros sobre el tema del centro de Paz: Florida center for Peace, P.O. Box 431306, Miami, Florida, 33143, U.S.A.

    Otras manifestaciones y métodos de la Nueva Era

    • Poder Mental - Metafísica:
    En esta manifestación del New Age existe un rango bastante amplio que va desde el Control Mental y la Sofrología, hasta el desarrollo de "poderes mentales", pasando por la "Metafísica" de la venezolana Conny Méndez, que nada tiene que ver con esa rama de la Filosofía llamada Metafísica, que estudia la ciencia o naturaleza de las cosas.
    En el Control Mental Silva y en algunos cursos de "Sofrología", por ejemplo, hay cosas que se enseñan que son inocuas y a la vez útiles, como pueden ser las reglas nemotécnicas para aumentar la capacidad de memoria, ejercicios para aumentar la inteligencia o para facilitar el aprendizaje. El problema es que estos cursos no se quedan allí, sino que pretenden desarrollar otras facultades, como puede ser, por ejemplo, la telepatía.
    En el libro pro-New Age titulado "Nueva Era" (Eileen Campbell y J.H. Brennan), el cual pretende ser un manual guía para todo lo concerniente a la próxima "Era de Acuario", se dice esto del Control Mental Silva: "su sistema...guarda semejanzas con algunas técnicas esotéricas... pero se presentan con naturalidad, en una manera no mística, lo que les merece una gran consideración por parte del público".
    Es el mismo engaño de la "Meditación Trascendental" y, como veremos más adelante, de los Cursos de Curación por la llamada "Energía Universal": presentar un método esotérico o religioso pagano disfrazado de científico para que tenga aceptación.
    En cuanto al "Poder Mental" propiamente, éste pretende ser una facultad de la mente humana para desarrollar en el hombre la posibilidad de lograr lo que anhela con tan solo desearlo, proponérselo y decretarlo. Se utilizan técnicas desarrolladas expresamente para ello, con el peligro de que el hombre vuelve a acariciar su deseo más antiguo (tener poderes), cayendo en la misma tentación de Adán y Eva (ser como dioses).
    Cuando se promueve la idea de que tratamos de desarrollar esos poderes que supuestamente tenemos dentro, se está confundiendo un don de Dios, que es la voluntad dotada de libertad, con un tal "poder" que realmente no tenemos dentro, sino que es un engaño del Demonio.
    Así, Satanás tienta al hombre, pretendiendo hacer de él un ser auto-suficiente y poderoso, entre otras cosas, a través de técnicas de desarrollo de supuestos "poderes mentales", prácticas conducentes a confundir al hombre y atratar de llevarlo a "ser como dios".
    El hombre que cede a esta tentación de adquirir "poder" o "poderes" mediante cursos y técnicas, logrando así lo que desee, puede llegar a creer que no tiene límites (cfr. "The Sky is the Limit" de Wayne Dyer: el cielo, es decir, el infinito , es el límite). El hombre en esa actitud - puede irse olvidando de que es criatura dependiente de Dios, su Padre y Creador, y de que su camino en la tierra es buscar la Voluntad de Dios para sí, descubrir los deseos de Dios para su existencia, especialmente a través de la oración, para así llegar a su meta final: el Cielo prometido por nuestro Padre Dios a todos aquellos que hagan Su Voluntad en esta vida terrena.
    Esta actitud de dependencia de Dios y de la búsqueda de Su Voluntad, esencial en la vida espiritual del cristiano, es muy distinto a lo que le propone Satanás a través de esos supuestos "poderes" de la mente: buscar sus propios deseos, buscar lo que cree merecer, proponérselo y decretarlo.
    Aparte de todas estas consideraciones, se corre otro grave riesgo con el uso de ese supuesto "poder mental": sucumbir a la tentación de pretender dominar la libertad de acción de los demás. ¡Y esto se trata de hacer!
    • Curaciones por contacto a través de la "Energía Universal"
    Este es un movimiento con raíces paganas orientales, propagado en algunos países del mundo, que sostiene que personas entrenadas con este "método" de curación pueden efectuar curaciones de la siguiente forma: se dan ciertas técnicas (analizadas provienen del Kundalini Yoga), para absorber una "energía" (ésa que según la ideología del New Age vibra en todo el universo) y para estimular unos centros de energía que hay en el cuerpo humano ("chakras"). Después de abrir los "chakras" del propio cuerpo, contactando con las manos al enfermo, se estimulan los "chakras" de éste, equilibrando la energía de su organismo y así supuestamente se puede lograr la curación.
    La "técnica" es presentada en diferentes niveles: el Nivel I y II son sólo introductorios y no se entrega ningún material escrito. Por testimonios se sabe que se enseñan técnicas básicas del Kundalini Yoga, como poner la mente en blanco, abrir y movilizar los "chakras", además de dar conceptos sobre la llamada "energía universal" y sobre los mismos "chakras".
    ¿Qué es el KUNDALINI YOGA? Es importante entender esta técnica del Kundalini Yoga, pues aunque no es mencionada como tal en los variados cursos que han surgido enmarcados dentro del New Age (Energía Universal, Comunicación con "ángeles", etc.), sino que se enseña sin nombrarla, es el fundamento de muchas de las teorías y técnicas que nos están invadiendo.
    Es el Yoga de la "salvación a través de la serpiente". El Hinduismo enseña que en la base de la columna vertebral existe un triángulo donde reposa el "Kundalini Shakti" (Poder de la Serpiente) que usualmente se encuentra dormido, pero que cuando se despierta fluye a través de la columna hasta la cabeza, pasando por seis centros de energía denominados "chakras". Mientras pasa por cada "chakra", supuestamente se recibe una experiencia psíquica y de poderes. Cuando se llega al "chakra" superior, supuestamente se tiene el "poder de realizar milagros" (cfr. Jhonette Benkovic en "New Age Counterfeit").
    Es bueno agregar que en realidad todos los ejercicios Yoga están basados en el tratar de despertar a Kundalini, que se dice es la serpiente enroscada o adormecida en la base de la columna y es la Serpiente la que va despertando los "chakras" y el poder que está en cada uno de esos "centros de energía", logrando así la iluminación del sujeto en el último "chakra". Kundalini, según el Hinduismo, es la "Shakti", el Poder Universal.
    Queremos hacer notar, no sólo el procedimiento que es abiertamente espiritualista pagano, pero sobre todo estos términos: "salvación a través de la Serpiente". ¿Qué simbolismo recuerda esto? Haciendo estos ejercicios Yoga se obtiene "poder de realizar milagros". ¿De dónde viene este "poder de realizar milagros". ¿Se parece en algo al poder que dio Jesús a Sus Apóstoles cuando los envió "con autoridad sobre todos los demonios y poder para sanar enfermedades, enviándolos a anunciar el Reino de Dios y a hacer curaciones"? (Lc.9,1) ¿O se parece más bien el engaño de la "Serpiente" a Adán y Eva: "se les abrirán los ojos y serán como dioses"? (Gen.3,5)
    Uno de los "chakras" que supuestamente hay que abrir para realizar estos "milagros" es el número 6, es el llamado "tercer ojo" o el ojo divino ("ser como dios") que "permite ver imágenes del pasado, del presente y del futuro de todo ser y de toda cosa, permite conocer los secretos de los cielos y de los sitios astrológicos ... se tendrá entonces la capacidad de efectuar cosas sobrehumanas, convirtiéndonos, por tanto, en sobrehumanos". (Curso Nivel III)
    ¿No fue esto lo que la "Serpiente" vendió a Adán y Eva?
    Es también peligrosa la práctica de esta técnica pagana: "Cuando ese fuego sube demasiado rápido a lo largo de la columna vertebral, el sujeto puede enloquecer ..."
    "Cuando este fuego sube con demasiada facilidad se corre el riesgo de ser poseído por otro espíritu!! (cfr. Apuntes Cursos Nivel III)
    - Astrología: Es una pseudo-ciencia que pretende descifrar la influencia determinante que supuestamente tienen los astros sobre los seres humanos. Por cierto, se basa en la creencia errónea -quizá por su antigüedad (5.000 años)- de que la tierra es el centro del universo y está rodeada del Zodíaco.
    La Astrología está prohibida en la Biblia (Deut.18,10) y ha sido condenada por la Iglesia. Además, las predicciones basadas en las influencias astrales niegan la libertad del hombre y pretenden limitar la Providencia de Dios, quien es el único que conoce el futuro.
    A la fundamentación equivocada de la Astrología, se deben agregar posteriores hallazgos en Astronomía -como el de nuevas constelaciones, la 13 y la 14 que no están contempladas en esta pseudo-ciencia, lo que hace que los cálculos de fechas de los llamados signos zodiacales estén, además, equivocados. (cfr. Astrónoma Jacqueline Mitton, Diario El Universal, Caracas, 21-enero-95).
    - Adivinación: En esta manifestación de la Nueva Era se incluyen ahora formas hinduístas como el I Ching y el Tarot, además de las Runas vikingas.
    - Brujería - Hechicería - Fetichismo - Santería, etc: Siempre presentes en Latinoamérica y ahora revitalizadas y más difundidas a través del New Age.
    La Brujería y la Hechicería incluyen ritos paganos para tratar de controlar el futuro y la vida de los demás, vengarse de los enemigos o protegerse de hechizos, intimidar a personas, lograr poder sobre otros, etc., y en esto puede llegarse a inflingir enfermedades, peligro físico y, en general, circunstancias muy adversas para las víctimas. En esos medios se habla de la magia blanca, que supuestamente se hace para lograr un bien personal y de magia negra que se hace para causar daño. Es así como hechizo es a veces sinónimo de daño. Sin embargo, esta diferencia es meramente formal, ya que aunque con la llamada magia blanca se persigue un supuesto bien, el trabajo o hechizo que se hace puede dañar a otro. Por eso debe quedar claro que toda magia es maligna y está igualmente condenada por Dios.
    "En los países desarrollados, la Brujería (Witchcraft) es similar a la de los países latinoamericanos: una práctica ocultista en la que se usa la magia para adquirir conocimiento y tener el poder de controlar vidas, destinos, y aún el mundo. Sin embargo, se nota una mayor organización y jerarquía. Las fuerzas que se conjuran son demonios y rinden culto a una deidad con cuernos que no es otro que el Demonio mismo.
    Hay inclusive una variante de la Brujería (Witchcraft) original que ha florecido en USA desde los años 70, con el nombre de Wicca, que contempla, además de las prácticas y creencias de la Brujería tradicional, la promoción de poderes mentales (psychic powers) y el culto a una supuesta "diosa interior", con lo que se conjuga una especie de panteísmo feminista: se cambia al Dios Unico y Verdadero diferenciado de la creatura, por una deidad femenina con la cual el ser humano estaría fundido. En este ámbito de la Brujería y la Hechicería se pone de manifiesto en forma escondida, pero no por esto menos real, el poder de las fuerzas del Mal. Del reino de las tinieblas surgen estas fuerzas capaces de causar graves daños - de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física - en cada hombre en la sociedad... El que Dios permita la actividad diabólica es gran misterio (Nuevo Catecismo #395), pero la misma está limitada por la Voluntad de Dios que controla todo.
    La Brujería es maligna aunque con ella se busque lograr un supuesto bien, y hace daño a las personas que hacen uso de ella y a aquellas contra quienes de dirige." (tomado de la publicación del Florida Center for Peace, "No al Poder Mental - No a la Brujería y Santería", del cual es autora Isabel Vidal de Terreiro.) \
    La santería pretende fingir un culto católico, pero es una forma oculta de idolatría. La santería incluye rituales paganos como sacrificios de animales, sesiones adivinatorias, trances por posesión de espíritus malignos, etc. "La Santería, muy extendidad en toda Latinoamérica, en USA y hasta en Europa, tiene equivalentes con ligeras variantes: el Voodoo, el Macumba, el Shangó, todas las cuales se derivan de ritos tribales africanos.
    La palabra "santería" se deriva de "santos", pues el santero invoca a una deidad africana ("orichas") pero finge estar invocando a la Virgen o a un Santo católico.
    Surge la santería al ser transplantados a América los esclavos negros provenientes de la cultura "yoruba", que traen consigo sus cultos a deidades de la magia africana. Al no querer someterseal cristianismo , camuflaron sus ídolos buscanod en las imágenes y estatuas cristianas algunas que se pudieran adecuar a cu culto.
    Así sucedió, por ejemplo, con Santa Bárbara, virgen y mártir de los comienzos del cristianismo. Su atuendo rojo con espada en la mano= signos de su martirio- ofrece elementos característicos para "Changó", deidad masculina yoruba. Y esto mismo han hecho con cada una de las deidades de los ritos yorubas: "Ochún", deidad africana que es la mujer sensual, dueña del agua dulce, de color amarillo, se asocia a Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, la santísima Virgen Patrona de Cuba. Las fiestas de las deidades yorubas las han hecho coincidir con los días que el calendario litúrgico católico dedica a lso santos que ha tomadop de pantalla para sus ritos paganos la Santería.
    En realidad los santeros siguen haciendo lo mismo que sus antecesores yorubas: fingiendo un culto católico, pero en realidad están rindiendo cultos a ídolos." (Cfr. Alerta frente a la Santería. Por Isabel Vidal de Tenreiro. Publicado por Florida Center for Peace).
    - Comunicación con "ángeles": Los ángeles buenos, los que permanecieron fieles a Dios, son criaturas puramente espirituales, seres inmortales, que acatan solamente la Voluntad Divina y su misión de ser emisarios de Dios y cumplir sólo Sus órdenes la vemos en abundantes ejemplos en la Sagrada Escritura. (cfr. Tob.5,12 - Lc.1,26-37 - Mt.1,l8-24 - Mt.2,13-15).
    El concepto cristiano de lo que son los Ángeles de Dios y sus funciones es muy distinto a lo que trata de fomentarse con los cursos de comunicación con "ángeles", que es la manifestación de un movimiento "angeológico" mundial claramente enmarcado dentro del New Age.
    Según este movimiento, los "ángeles" son "esferas de luz" "energía pura" dispuestos a tomar contacto con nosotros a través de técnicas especiales, tales como meditaciones paganas, repetición de "mantras" (dados por dichos "ángeles"), apertura de "chakras", entre otras, para poder entrar en la "rata de vibración angélica", etc., etc.
    Los cristianos sabemos que Satanás y sus demonios siguen siendo "ángeles": ángeles caídos, superiores en inteligencia y poderes a nosotros los seres humanos, con una capacidad de engaño digna de su astucia con la que buscan engañar sin descansar (cfr. Jn.8,44), disfrazándose de "ángel de luz" (cfr.2a.Cor.11,14).
    - Satanismo: Culto y consagraciones al propio Satanás. La finalidad suele ser obtener poder y riquezas, las cuales Satanás promete para luego ir hundiendo al consagrado.
    - Guruismo y Espiritualismo Oriental: En 1966 los Gurúes hindúes convinieron en exportar el Paganismo Oriental a occidente y trazaron la estrategia para lograrlo.
    El Maharishi Mahesh Yogui (Meditación Trascendental), por ejemplo, convirtió a partir de esa época su movimiento llamado de "Regeneración Espiritual" en el de la "Ciencia de la Inteligencia Creativa", y así ha vendido la "Meditación Trascendental" en Occidente como si fuera no religiosa, sino científica. Sin embargo, el ritual de iniciación es abiertamente pagano-idolátrico, pues se rinde culto a una deidad hindú y el "mantra" que se le da al alumno es el nombre de una de esas deidades (cfr. Johnnette Benkovic en "New Age Counterfeit".)
    - Iluminismo y falso misticismo: Uso de técnicas ocultas para llegar a la auto-divinización.
    - Teorías y técnicas psicológicas como las de C.G. JUNG y otras que promueven el desarrollo ilimitado de las potencialidades del ser humano.
    - Técnicas psicológicas de origen oculto: Exponente importante de esta manifestación de la Nueva Era es el Eneagrama, con el cual se pretende sintetizar y analizar 9 tipos de personalidades, a través de símbolos provenientes del ocultismo.
    - Cienciología-Dianética: Adaptación de técnicas ocultistas provenientes del Paganismo Oriental al occidente, especialmente promovidas mediante cursos en el ambiente empresarial y en el de la Pastoral Católica. Incluyen el "Erhard Seminar Training" (Seminario de Entrenamiento Erhard), "Lifespring" (Manantial de Vida), "Centro de Aprendizaje Kino" (nacido dentro de la Iglesia Católica norteamericana y muy difundido en Parroquias, Escuelas, Casas de Retiro, etc.).
    La Dianética está llegando a muchos países bajo ese mismo nombre y pretende establecerse como una religión entre empresarios. Utiliza cruceros en barco para promover sus metas.
    - Feminismo extremista: Ciertas expresiones extremistas del feminismo están enmarcadas dentro de la Nueva Era. Como dato demostrativo de esta manifestación está el hecho de que el Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica tardó varios años en salir en E.E.U.U. porque las feministas extremistas católicas no aceptaban el término "He" (El) para referirse a Dios. (Esto está en concordancia con la divinidad hermafrodita del New Age.)
    Nota: La información que contiene esta sección proviene del libro "Alerta! New Age" de: Isabel Vidal de Tenreiro. Puede obtener esta publicación y otros excelentes libros sobre el tema del centro de Paz: Florida center for Peace, P.O. Box 431306, Miami, Florida, 33143, U.S.A.


    La "Nueva Era" y el control demógrafico


    El movimiento de la "Nueva Era" o "New Age" es una ideología pseudoreligiosa y pseudoespiritual, que surgió a principios de este siglo del ocultismo en los EE.UU. A su paso por el tiempo, sus proponentes fueron creando un movimieto ecléctico que absorbió una serie de elementos, aún contradictorios entre sí, hasta formar una amalgama de ideas y prácticas, las cuales constituyen hoy por hoy, quizás la amenaza pseudoreligiosa más fuerte que tiene el cristianismo.

    Las ideas de la "Nueva Era" están penetrando la educación, la música, la política, la música, el arte y hasta el mismo cristianismo y la Iglesia Católica. Sus proponentes ocupan puestos importantes en todos estos campos, desde los cuales ejercen su macabra y poderosa influencia. Aquí sólo nos interesan, sin embargo, aquellas ideas de este movimiento que más tienen que ver con la ideología antivida, ya que el espacio del cual disponemos es muy limitado.

    La "Nueva Era" consiste en un panteísmo con una buena dosis de reencarnación. En efecto, sus adeptos creen que ellos y toda la realidad son Dios o parte de Dios. Por consiguiente, la naturaleza y todo lo que en ella hay debe ser respetado. De ahí la fuerte inclinación de este movimiento por la ecología y el respeto por el medio ambiente. Ya hemos visto que el actual movimiento ambientalista desgraciadamente promueve la falsa idea de que la degradación del ambiente (la cual exageran), se debe a la "sobrepoblación", la cual hay que controlar con la "planificación familiar". Las ideas de la "Nueva Era" se convierten, entonces, en una perfecta justificación ideológica para el ambientalismo antivida.

    La "Nueva Era" también promueve la falsa idea de la reencarnación (que tomó de las religiones orientales). Bajo este concepto el alma se reencarna repetidas veces hasta lograr su liberación del ciclo de nacimiento y muerte y llegar al éxtasis ("nirvana") en el Absoluto ("Bramam").

    La idea de la reencarnación unida al relativismo moral de la "Nueva Era" provee a su vez la base ideológica para justificar el aborto, ya creen que no importa eliminar una vida humana si está se reencarnará después.

    Asimismo, la reencarnación presupone un dualismo entre el alma y el cuerpo. En efecto, si el cuerpo es sólo una prisión temporal de un alma que luego reencarnará en otro cuerpo, entonces el cuerpo es sólo puro instrumento del "yo". De ahí la justificación de cualquier comportamiento sexual o manipulación del cuerpo, es decir, hedonismo, anticoncepción, homosexualismo, etc.

    La ideología de la reencarnación también enfatiza la autosalvación, "yo me salvo a mí mismo", y por tanto la concentración en el yo, el egoísmo. Cristo no es el que nos salva, es sólo un guía más en el camino hacia la autoiluminación. Esta idea, unida al panteísmo anteriormente señalado, da como resultado un egoísmo individualista que lo justifica todo. Si yo soy dios yo me invento mi propia moral y nada ni nadie me puede decir qué hacer con mi cuerpo, etc.

    La ideología de la "Nueva Era" no es otra cosa que la justificación pseudoreligiosa e ideológica del egoísmo. Más todavía. Como los que forman parte del movimiento antivida tratan siempre (lo veremos más adelante) de cubrir su culpabilidad (pues la conciencia se rebela ante el propio mal comportamiento), entonces la "Nueva Era" les proporciona una especie de "religión" o "espiritualidad", con las cuales darle un aire de respectabilidad a la actividad antivida.

    Es preocupante darse cuenta como la "Nueva Era" o al menos algunos de sus elementos, se están convirtiendo en parte de la estructura ideológica de los propulsores del control de la población, la educación sexual hedonista, el feminismo antivida (por ejemplo, las "Católicas por el derecho a decidir" (CDD - "Catholics for a Free Choice" CFFC), etc.

    El movimiento de la "Nueva Era", pues, le da el toque final que sintetiza todo ese movimiento antivida y antifamilia.

    Nota: Esta información fue tomada de las sesiones de entrenamiento de Brian Clowes, Ph.D., autor de la "Pro-Life Encyclopedia" y del libro publicado por Human Life International, "The Facts of Life." Dichas sesiones fueron adaptadas para los hispanos por el Profesor Adolfo Castañeda.



    El nuevo orden mundial y la seguridad demográfica
    tamaño fuente     Imprimir E-mail
    La ambición de controlar la vida humana desde la concepción a la muerte es la máxima expresión del imperialismo integral, tal como hoy se manifiesta. Como vamos a ver, este imperialismo es metapolítico, ya que procede de una concepción particular del hombre. Las expresiones políticas y no políticas de este imperialismo no son más que las consecuencias perceptibles de esta antropología. Esto nos va a llevar a aclarar la dimensión totalitaria de este imperialismo, cuyos efectos todavía no se han mostrado en su totalidad.

    Para analizar la génesis de este imperialismo que está naciendo ante nuestros ojos, vamos a partir de la ideología de la seguridad nacional.

    Hacia la globalización

    Desde el final de la guerra de 1939-1945, la diplomacia norteamericana ha estado grandemente dominada por el tema de los "dos bloques". Con ciertas variaciones de acento, este tema fundamental aparece bajo las etiquetas de guerra fría, enfrentamiento Este-Oeste, zona de influencia, coexistencia pacífica, deshielo, distensión, etc. Mas, con motivo de la crisis petrolífera de 1973, algunos círculos norteamericanos empiezan a percibir la importancia de otra división, la división Norte-Sur. El congreso de Bandung, en 1955, presentaba ya el aspecto de un manifiesto y, poco a poco, los CNUCED y las conferencias en la cumbre de países no alienados se imponen a la atención de los países industrializados: desde Ginebra (1964) a Belgrado (1989), se ha recorrido un camino apreciable. Durante todo este tiempo, el diálogo Norte-Sur se organiza y se institucionaliza; los países del Tercer mundo reivindican un Nuevo orden internacional.

    En una obra publicada en 1970, Zbigniev Brzezinski había ya atraído la atención sobre el tema 1 La crisis petrolífera de 1973 juega el papel de un catalizador: si los países productores de petróleo pueden organizarse y amenazar las bases de la economía de los países industrializados, ¿qué ocurrirá si los países pobres productores de materias primas deciden ponerse de acuerdo e imponer sus condiciones a los países ricos?

    Para conjurar el peligro, David Rockefeller, utilizando por cierto las tesis de Brzezinski, transpone a la división Norte-Sur las recomendaciones que su hermano había aplicado antes a la división Este-Oeste. Y lo que es más importante, generaliza además, al conjunto del mundo, una visión cuyo alcance, en 1969, estaba limitado, provisionalmente, al continente americano.

    Desde esta perspectiva, David Rockefeller, respondiendo a una sugerencia explícita de Brzezinski, organiza la "Comisión Trilateral": los EE.UU., Europa occidental y el Japón deben ponerse de acuerdo frente al Tercer mundo, que parece querer organizarse y del que dependen los países industrializados para importar materias primas y energía, y para dar salida a sus productos 2. Y el Tercer mundo está en plena expansión demográfica.

    La amenaza que pesa sobre la seguridad de los países ricos proviene, según ellos, de los países pobres. Las economías dependen ahora unas de otras, los pases ricos no deben devorarse entre sí, deben al contrario respaldarse; deben preservar e incluso acentuar sus privilegios.

    Las empresas multinacionales aparecen aquí como un mecanismo esencial del sistema global de la dominación; llevan a cabo una industrialización que al mismo tiempo se encargan de limitar. Gracias a los centros de decisión e la metrópolis, hacen posible el control de los costos de mano de obra. Mantienen un chantaje basado en la amenaza del traslado de fábricas, en caso de que consideren exorbitantes las reivindicaciones de los trabajadores locales. Organizan la competencia y, al mismo tiempo, la controlan, ya que las relaciones de competencia quedan limitadas al mundo de los trabajadores, entre los que las desigualdades de retribución constituyen, a nivel mundial, un factor de división que hay que alimentar para seguir dominando. En suma, las multinacionales velan sobre sus mercados, protegen, en caso necesario, sus oligopolios, y vigilan y, en ocasiones, frenan el desarrollo económico de las naciones satélites.

    Por su parte, la investigación científica deberá intensificarse y concertarse para garantizar el mantenimiento de un avance constante y decisivo con respecto a los países menos desarrollados. La alta tecnología será exportada con gran parsimonia, para que los países más avanzados en el camino del desarrollo no puedan competir con la producción sofisticada cuyo monopolio quieren conservar celosamente los países de la era postindustrial.

    ¡Multimillonarios de todos los países, uníos!

    Se trata de construir un nuevo orden mundial, de tipo corporativista, lo que se ha hecho urgente -se asegura- en razón de la interdependencia de las naciones. Pero lo que sucedía ya a escala panamericana, se produce ahora a escala mundial: se pasa rápidamente de la interdependencia a la dependencia. Todos los países, en efecto, no presentan un mismo nivel de desarrollo; en razón de su presencia y compromisos en todo el mundo, los EE.UU. se consideran con derecho a arrogarse una misión de liderazgo mundial. A esta misión deben asociarse las naciones ricas y la clases ricas del mundo entero; la seguridad, su propia seguridad, debe constituir la preocupación común y predominante de los ricos. Esta preocupación justifica, por su parte, la constitución de un frente común mundial, una unión sagrada, si quieren conservar sus privilegios. Con respecto a este imperativo de seguridad común, todos los factores de divergencia entre ricos no tienen sino una importancia relativa o incluso secundaria.

    Este frente común mundial sólo podrá articularse a partir de los EE.UU. y bajo su liderazgo. En razón de su desarrollo y de su riqueza, Europa occidental y Japón serán asociados, a título de aliados privilegiados, a la empresa de seguridad común. Todo ese bloque constituido por las naciones ricas deberá esforzarse en controlar el desarrollo en el mundo en general. La austeridad ha dejado de ser una virtud: es un deber. Frenar el crecimiento, frenar la capacidad de producción y practicar el maltusianismo económico se imponen tanto más -se nos dice- cuanto que hay que proteger el entorno amenazado por la contaminación. Y así, la justificación teórica del "crecimiento cero" vio la luz en 1972 en el Informe Meadows, y ha sido difundida por el Club de Roma, empresas ambas generosamente financiadas por el grupo Rockefeller3.

    Los países comunistas tampoco deberían quedar al margen de este proyecto de seguridad global. China merece una atención excepcional. Está probado -como ya hemos visto 4- que la despiadada política demográfica llevada a cabo en China popular ha sido apoyada e incluso estimulada por algunos círculos norteamericanos y occidentales inquietos por la aparición de un nuevo "peligro amarillo".

    Los países del Tercer mundo deberán, pues, aceptar un programa "global". Como los países ricos necesitan sus recursos, estos países en vías de desarrollo no podrán sentirse irritados o escandalizados por el mantenimiento de antiguos métodos de explotación. Tendrán que admitir que su desarrollo habrá de hacerse bajo control; llegado el caso, podrá alabarse la virtud del compañerismo" podrán, por ejemplo, transferirse a su territorio algunas industrias contaminantes, declaradas indeseables en los países desarrollados. En cualquier caso, habrá que impedir que se organicen para esquivar la vigilancia de las naciones poderosas.

    De todas maneras, al igual que existen límites para el crecimiento económico, también los hay para el crecimiento político. Así lo subrayaba Samuel P. Huntington en un Informe para la Comisión trilateral sobre la gobernabilidad de las democracias: "Hemos tenido que reconocer que existen límites potencialmente deseables para el crecimiento económico. E igualmente, en política, existen unos límites potencialmente deseables para la extensión de la democracia política."5

    Estamos, pues, ante una formulación de alcance mundial del antiguo mesianismo norteamericano. Pero es indispensable señalar lo que esta formulación tiene de esencialmente nuevo y original: este mesianismo pretende, en efecto, atraerse el concurso no sólo de las naciones más ricas, sino también de las clases ricas de las sociedades pobres. Se pone de relieve, ante los ricos del mundo entero, que los pobres constituyen una amenaza potencial o incluso actual para su seguridad. De lo que se trata, en primer lugar es, desde luego, de proteger la seguridad de los EE.UU. o, más exactamente, de los ricos de los EE.UU.; pero también de la seguridad de los ricos de todos los países, a quienes se invita a constituir, bajo la dirección de los Estados Unidos, una unión sagrada cuya razón de ser y objetivo es el contener el despegue de la población pobre: "¡Multimillonarios de todos los países, uníos!"

    Así reinterpretada, la doctrina de la contención resurge como el Fénix renace de sus cenizas. Son las tesis principales de esta doctrina las que inspiran el proyecto universalista actual de los EE.UU. Europa occidental y Japón están asociados de manera especial a este proyecto a título de cómplices y de objetivos al mismo tiempo.

    Una élite dominante internacional

    La preocupación por la seguridad debe ser global. La seguridad, cuyo ámbito se dividía en varias partes, se percibe a partir de ahora como un todo: la seguridad es primeramente demográfica.

    Esta nueva doctrina exige la utilización de instrumentos de acción eficaces. Estos instrumentos son de orden político, educativo, científico, económico y tecnológico. La libertad de iniciativa de las universidades y centros de investigación será orientada o incluso anulada, y su función crítica será muy disminuida. Las subvenciones estarán subordinadas a la complacencia con la que dichos organismos acepten plegarse a unos programas de investigación definidos por la minoría dominante 6.

    Esta minoría concederá una gran importancia al estudio de los problemas ecológicos, pues de ese modo será posible convencer a los países satélites para que se resignen a la austeridad o a la pobreza: "Small is beautiful" 7. Esta misma minoría financiará las investigaciones sobre la reproducción, la fecundidad y la demografía, con el fin de desactivar la llamada "bomba P". Las universidades, convertidas en "repetidores", junto con los medios de comunicación, se encargarán de difundir por todo el mundo, dramatizándolas, las tesis maltusianas, tras las que se ocultan los intereses de las clases ricas 8. El programa de acción será conciso. Se pondrá de relieve la escasez de materias primas y la fragilidad del medio ambiente. Estos datos serán presentados como necesidades determinadas por la naturaleza, y el volumen de la población habrá de calcularse necesariamente de acuerdo con estos datos.

    De esta forma se reúnen las condiciones fundamentales que caracterizan objetivamente a un régimen de tipo fascista. Para Juan Bosch, el "pentagonismo" era la explotación del pueblo norteamericano por una minoría norteamericana 9. En la actualidad, el pentagonismo se ha universalizado y la minoría dominante se ha internacionalizado.

    Esta minoría estará constituida por "personas con recursos", que se sentirán halagadas al ser admitidas en grupos "informales", más o menos conocidos (como el grupo de Bilderberg, la Trilateral o el Club de Roma) u otros menos fácilmente identificables. Esta minoría se arrogará la misión de regentar el mundo y tendrá bajo control a todo un cuerpo internacional de intelectuales, ya sean cómplices o utilizados como instrumentos involuntarios, pero en todo caso poco clarividentes. No será necesaria la constitución de instituciones complejas, ni conseguir funciones representativas o cargos ejecutivos: una vez que haya adoptado la ideología de la seguridad demográfica, esta "élite" se apresurará a recurrir, con gran aplicación, a la táctica de la infiltración.

    Un proyecto tan global y totalizador requiere necesariamente unos dispositivos jurídicos y políticos apropiados. En cuanto una "élite" acepta su propia "colonización ideológica", esta misma "élite" se separa del pueblo y pasa a ser capaz de todas las abdicaciones. A partir de entonces, puede ser utilizada como repetidor de un centro de poder de un tipo totalmente nuevo, que evocaremos para terminar.

    Del Estado al Imperio totalitario

    El imperio que está ahora construyéndose no tiene, en efecto, precedente alguno en la historia. El fascismo, el nazismo y el comunismo soviético son ejemplos perfectos de totalitarismos. En estos tres casos, el Estado transciende al ciudadano; es el enemigo del yo en todas sus dimensiones: física, psicológica y espiritual 10. Requiere de los individuos una sumisión perfecta y exige, si lo considera oportuno, que se le sacrifique la vida. Este Estado somete el matrimonio, la procreación, la familia y la educación a un control muy estricto. Más concretamente, la familia queda sometida a una vigilancia particular, pues en ella es donde se forman las bases de la personalidad del niño. El Estado totalitario que conocemos en la historia actual se esfuerza, pues, en sustraer al niño de la influencia familiar y le proporciona una educación integral. Este Estado inhibe la capacidad personal de juicio y de decisión; instaura una policía de ideas; culpabiliza y adoctrina, desprograma y reprograma. Impone una nueva ideología, organiza el culto del jefe e instituye una nueva religión civil.

    La experiencia totalitaria se origina dentro de un Estado particular que se convierte en trampolín de un proyecto imperialista. La misión este Estado particular será definida y `legitimada' mediante la ideología totalitaria. El Estado particular no sólo es conocido, sino enaltecido. Y finalmente, una ideología supuestamente científica precipita en las tinieblas del oscurantismo a los que no se adhieran a la misma.

    El proyecto imperialista y totalitario que está tomando cuerpo ante nuestros ojos incrédulos presenta unas características totalmente asombrosas si se le compara con las que marcaron los sueños imperiales de Mussolini, Stalin o Hitler. Este imperio naciente tiene de increíble que no procede esencialmente de las ambiciones de hegemonía de un Estado particular. Tampoco es la emanación de una coalición de Estados y, lo que es más, como ya hemos visto, le vienen muy bien las desigualdades, e incluso las divisiones entre naciones y hasta se ingenia en sacar partido de ellas. El imperio que está construyéndose es un imperio de clase que emana del consenso establecido, por encima de las fronteras, por la internacional de la riqueza.

    Por tanto, en ausencia de un Estado de contornos visibles, en el marco de este imperialismo de clase, nadie sabe quién decide ni quién es responsable. El lenguaje parece totalmente desconectado del sujeto que lo produce; todo es anónimo, impersonal y secreto. El productor del mensaje ideológico está oculto. No cabe, pues, someter el discurso al juicio personal: está listo para el consumo: frío, objetivo e imperativo.

    Evidentemente, aún cuando estén ocultos, el discurso es producido por sujetos, y éstos lo producen con destino a otros sujetos llamados a consumirlo. Pero si el sujeto productor de la ideología rompiera el secreto que le ampara, no podría seguir reivindicando la impersonalidad y la objetividad puras. La dimensión subjetiva, utilitaria, interesada, hipotética de su discurso se pondría inmediatamente de manifiesto. El alcance supuestamente universal de su discurso, al igual que las pretensiones `científicas' con que se reviste, aparecerían en seguida como lo que son: un engaño. El productor de ideología debe, pues, guardar el secreto: es omnipresente, pero inaprehensible.

    De este modo, el secreto mismo introduce una falsedad en el núcleo del discurso. No existe diálogo entre personas que intercambian libremente sus juicios y sus proyectos con voluntad de claridad. Uno de los interlocutores quiere permanecer en la sombra y quiere que el destinatario de su discurso ignore su identidad y sus intenciones. Todo discurso está, pues, desde un principio, marcado por la voluntad de engaño de la persona que lo emite.

    El lenguaje, que debería ser el prototipo de la mediación entre personas, se convierte en el medio por excelencia de la posesión de los demás. Como el sujeto productor de discursos no dice nunca quién es realmente, todo lo que dice está tachado de disimulo y engaño. Sus palabras se transforman en instrumentos de agresión contra la inteligencia y la voluntad de los destinatarios de las mismas. Este discurso violenta a las personas que lo reciben, reduciéndolas a la condición de receptáculos pasivos de una verdad venida de fuera, de depositarios de un saber alienado, alienante y hasta esotérico. De un saber supuestamente científico, cuya revelación ha sido hecha a sus iniciados, según éstos creen, gracias a su competencia, de un saber que les procura las bases del papel mesiánico que les corresponde para abrir por fin a la sociedad humana el camino de la felicidad...

    Pues ¿qué nuevos territorios quedan todavía por conquistar? Las nuevas fronteras del imperialismo ya no son físicas; coinciden con las de la humanidad entera. No basta decir que hay que alienar al hombre, o que hay que poseerlo en todas las dimensiones de su yo. Lo que hay que hacer emerger es un hombre nuevo, completamente purgado de sus creencias pasadas, de su moral sexual, familiar, social, de su creencia en el valor personal de cada hombre y de su creencia en Dios, sobre todo en un Dios que se revela en la historia con el fin de asociar al hombre a su designio de creación, de salvación y de amor.

    Nos encontramos así, en el nuevo imperialismo, ante la tercera característica del totalitarismo. El nuevo imperialismo, como vimos antes, no emana de un Estado particular, sino de la clase internacional de los ricos y pudientes. En cambio, como ya hemos dicho, este nuevo imperialismo está desprovisto de un "duce" o "jefe", pues los que lo fomentan cuidan de no dejarse ver. En cuanto al tercer punto, sin embargo, vamos a ver que la nueva clase imperial vuelve a las fuentes de la tradición totalitaria clásica: divulga una ideología donde se encuentra, según ella, el fundamento de su `legitimidad'.

    La ideología de la seguridad demográfica

    La ideología en cuestión es la ideología de la seguridad demográfica 11. Según palabras de Marx, la ideología presenta siempre una imagen invertida de la realidad y procede siempre de una falsa conciencia. La ideología esconde siempre los intereses de sus autores. Los juicios que emite, y que constituyen la textura misma de la ideología, no pasan de ser hipotéticos. Y lo son incluso en dos sentidos: deben responder a una doble condición, que corresponde, a su vez, a la doble función que se espera de la ideología. Debe, por un lado, disimular ante los ojos de los autores de la ideología las verdaderas razones de su propio discurso. La ideología está aquí al servicio de la mala fe del ideólogo. Concretamente, la ideología de la seguridad demográfica es una intelectualización que disimula, ante los ojos de la misma clase imperialista, las verdaderas razones que motivan su conducta e inspiran su discurso. Por otro lado, esta ideología tiene por función el seducir a los que se invita -o fuerza- a adoptarla. Las mujeres que se hace abortar y los pobres a los que se esteriliza son `programados' para que hagan suyo el punto de vista que sobre ellos tienen los que desean su alienación.

    De esta forma, la ideología de la seguridad demográfica significa el inicio de una doble perversión. Del lado de sus autores, engendra la doblez; son ellos las primeras víctimas de la racionalización que confeccionan. Y como le colocan a su construcción ideológica la etiqueta de la ciencia, se impiden el ir a buscar fuera de su propia construcción la luz que podría sacarles de la prisión espiritual que fabrican para otros, pero en la que ellos mismos se encierran. Del lado de los destinatarios, engendra el consentimiento a la propia sumisión y les confirma en su alienación.

    Hasta el presente, nos encontramos ante la más peligrosa ideología imperialista totalitaria que ha conocido el mundo.

    ¿Una nueva humanidad?

    Pero esto no es todo. La perversión esencial de esta ideología, de que son víctimas tanto sus autores como aquellos a los que va dirigida, es que procede por antífrasis: al mal le llama bien. Se niega la transgresión de la ley moral; la conciencia individual sólo puede referirse a sí misma o, más exactamente, a los intérpretes autorizados de la trascendencia social que le dicen lo que puede desear o debe querer.

    Esta ideología sirve de fundamento a las instituciones políticas y jurídicas que le sirven .El derecho, por ejemplo, que debería, por definición, aplicar sus esfuerzos a la instauración de la justicia para todos, es objeto de una manipulación ideológica en provecho de la minoría dominante constituida por la internacional de la riqueza.

    Mas si, como individuos, los miembros de la minoría dominante son generalmente inaprehensibles, no por ello es imposible hacerse una idea bastante clara sobre el espíritu que les anima. La identidad de esta nueva clase imperialista puede determinarse fácilmente remontando desde la ideología que produce y desde los destinatarios de la misma.

    El discurso ideológico de la nueva clase imperialista tiene un contenido bastante burdo. Empieza afirmándose como principio el acontecimiento liberador de la muerte de Dios. Este principio es `liberador' se nos dice, porque Dios impide la autonomía del hombre y su felicidad. Así pues, Dios debe morir, e incluso hay que ayudarle a morir, para que el hombre pueda vivir y tomar por fin su destino entre sus solas manos. Cumplida esta condición, la nueva humanidad puede nacer, y de este parto deben ocuparse los iniciados.

    En este nacimiento, el papel de algunos médicos `ilustrados' será determinante y, al mismo tiempo, contradictorio. A ellos corresponderá el denunciar las `creencias pasadas', `precientíficas', así como los `tabús' que acompañan a dichas creencias. Son ellos quienes definirán esta tarea, pero su misión se fundará sobre la afirmación e esos mismos postulados 12. Necesitan una ideología para `legitimar' su papel, pero son ellos los que definen el contenido de dicha ideología. Los tecnócratas médicos que regentan el nuevo imperio no se avergüenzan de semejante petición de principio. Pretenden que el objetivo que ha de procurarse a toda costa es la seguridad demográfica, pero es el imperativo de la seguridad demográfica el que se supone que funda la `legitimidad' de la tecnocracia.

    Con el apoyo valeroso de los demógrafos, los tecnócratas se disponen a asistir a la humanidad en el parto del `sentido' de que su evolución es portadora. Están llamados a ejercer una nueva medicina: una medicina del cuerpo social más que del individuo 13. Una medicina que consiste en administrar la vida humana como se administra una materia prima; en constituir una nueva moral basada sobre el nuevo sentido de la vida; en penetrar en la política con el fin de engendrar una sociedad nueva; en derruir la concepción tradicional de la familia disociando, con una eficacia total, la dimensión amorosa y la dimensión procreadora de la sexualidad humana; en transferir a la sociedad la gestión de la vida humana, desde la concepción a la muerte; en proceder, con ello, a una selección rigurosa de los que serán autorizados a transmitir la vida: temas todos ellos que han sido dolorosamente experimentados en la historia, incluso reciente, pero que aquí se reactivan con energía y se integran en un cuadro lúgubre y mortífero.

    Y en estos temas predominantemente neomaltusianos vienen a injertarse otros temas maltusianos clásicos. La felicidad de la sociedad humana -se nos dice- exige no sólo una selección cualitativa; requiere igualmente la determinación de unos límites cuantitativos. "Nosotros sabemos" que los recursos disponibles son limitados, y que una planificación realmente eficaz de la población mundial es condición indispensable para la supervivencia de la humanidad. "Nosotros sabemos" que esta necesidad es particularmente urgente en el Tercer mundo, donde puede observarse una trágica desproporción entre los recursos vitales y el crecimiento de la población.

    Una nueva religión civil

    La ideología imperialista pretende ser una ideología de oclusión de toda trascendencia que no sea la trascendencia social. El discurso en que se presenta es estrictamente hipotético, en el sentido que ha sido explicado más arriba: es el reflejo de la voluntad de los que lo emiten 14. Tiene una función utilitaria, pero no tiene valor de verdad. Es útil para los que lo emiten y se presenta como un lenguaje universal; pero es la imagen invertida de los intereses particulares de los ricos y de los poderosos. No tiene ningún valor de verdad porque, en su principio mismo, se refugia en el aislamiento: el pensamiento se elabora en recintos cerrados al mundo exterior. Es la expresión más reciente de la antigua tradición cientificista, con una formulación orientada en provecho de las ciencias biomédicas. Sólo los métodos de esas ciencias pueden proporcionarnos -se nos asegura- unos conocimientos ciertos, y sólo estas ciencias pueden aportar al hombre la respuesta a sus interrogantes más radicales.

    Este discurso cientificista ignora toda posible búsqueda filosófica -y con mayor razón teológica- de la verdad del hombre, la sociedad y el mundo. En particular, queda excluido todo discurso sobre un ser trascendente extramundano. La idea misma de una referencia creadora común a todos los hombres es declarada a priori sin sentido: es inútil considerarla siquiera. De ahora en adelante, una vez reconocida la muerte del padre, la fraternidad deja de ser posible y no hay una participación en una existencia recibida de un mismo creador. Sólo existe la voluntad pura. La sociedad se declara trascendente: una nueva religión civil ha nacido, un nuevo ateísmo político, un nuevo reino, cuyas divinidades paganas llevan por nombre poder, eficacia, riqueza, posesión y saber. Los que son ricos, sabios y poderosos demuestran, gracias a su triunfo sobre los débiles, que están justificados para ejercer un papel mesiánico. En ellos se encuentra en efecto, tanto la medida de sí mismos como la de los demás.

    Esta ideología mesiánica y herméticamente laica, así como la moral del amo que le es inherente, exige que sus autores reprogramen a los demás hombres. Hay que programarlos física y psicológicamente; hay que planificar su producción y su educación; para ello, habrá que utilizar el hedonismo latente, y contar con la búsqueda del placer. Pero al mismo tiempo, habrá que alienar a las parejas, quitándoles toda responsabilidad en su comportamiento sexual. En suma, los tecnócratas médicos, piezas maestras de las fuerzas imperialistas, deberán ejercer un control total sobre la calidad y la cantidad de seres humanos.

    Este discurso ideológico, que tiene la virtud de eliminar el sentido de la responsabilidad y la capacidad de acción en las personas, ejerce además la misma influencia en el plano de la sociedad. Para el Tercer Mundo, en particular, estas ideas son totalmente desastrosas. Consisten en hacer creer que la pobreza es natural, que es una fatalidad estrictamente ligada a un exceso de crecimiento demográfico. Junto a esa consideración cuantitativa, se insinuará también, siguiendo a Galton (1822-1911), que la pobreza de los pobres es la mejor prueba posible de su mediocridad natural. No hay que dejarles, pues, llenar el mundo, tanto por su propio bien como por el bien general. El uno y el otro recomiendan que el número de pobres sea calculado en función de la utilidad que representen 15.

    Porque según la ideología que estamos examinando, la utilidad es el criterio único que debe tenerse en cuenta a la hora de admitir la entrada de un ser humano a la existencia. ¿Produce o consume bienes? ¿Produce beneficios o placer? Si las respuestas son negativas, el nuevo ser es nocivo: es un enemigo. Y como nada garantiza siquiera que, de ser útil lo seguirá siendo siempre, el ser humano constituye así una amenaza permanente para la seguridad de sus semejantes.

    El panimperialismo totalitario...

    Finalmente, y lógicamente, la ideología de la seguridad demográfica tiene por fundamento y término el punto de referencia único de la muerte. La ejecución del niño por nacer camufla la violencia de nuestra sociedad, tanto más cuanto que la materialidad de esta ejecución se realiza de manera furtiva 16. El niño abortado es la víctima propiciatoria a la que se transfiere la violencia de nuestra sociedad. Es mi oponente, mi rival, es un obstáculo para mis intereses, para mi placer y para mi vida; es la causa de la pobreza, el obstáculo para el desarrollo. Va a desear lo que deseo, primero en el terreno del tener y luego en el terreno del ser. Va a surgir en la vida como mi doble: está de más; hay que suprimirlo.

    Pero no se trata aquí de una violencia de menor cuantía, o de una violencia simbólica como las que aparecen en la historia de las civilizaciones y en la mitología. El niño muerto en el seno de su madre no es sacrificado: no se le hace sagrado para proteger la cohesión de la comunidad humana 17. Es ejecutado sin que la violencia sea expulsada de la sociedad humana. Pues una sociedad totalmente laica ha de desacralizarlo todo, incluida la vida, y desmitificarlo todo, incluida la víctima propiciatoria. El sufrimiento y la muerte constituyen, en efecto, el absoluto sin sentido que justifica la rebelión contra el Padre. Por lo tanto, el niño al que se mata significa la destrucción del Padre. Su ejecución no conjura la violencia; anuncia al contrario mucha más violencia. Salvo una fuerza mayor, nada puede ni debe limitar mi fuerza. Y lo que es más grave, una de las funciones de la ideología es la de disimular esa violencia ilimitada sustrayéndola al control de la razón.

    Así pues, la legalización del aborto señala la inminencia del retorno de un delirio irracional, disimulado bajo el camuflaje engañoso de una ideología de autoprotección.

    La ideología neoimperialista de la seguridad demográfica puede, pues, considerarse bastante cercana de la ideología nazi; es, en realidad, en más de un sentido, una extrapolación de la misma. Mientras que el nazismo se presentaba como una nacional-socialismo, en el neoimperialismo actual los métodos se han refinado. No se trata ya de un imperialismo predominantemente militar, como entre los romanos, o predominantemente económico, como en la Inglaterra victoriana, se trata de un imperialismo de naturaleza claramente totalitaria. Los ideólogos han hecho un esfuerzo notable para disimular mejor sus designios. El papel de la ideología se ha hecho más importante: la conquista y el dominio de los cuerpos pasa actualmente por el dominio de las inteligencias y de las voluntades, y viceversa. Estamos en presencia de un fenómeno nuevo: el panimperialismo, donde el control de las almas es tan importante como el de los cuerpos.

    ...y "metapolítico"

    Y finalmente, como su inspiración directa es la forma más reciente del cientificismo, este panimperialismo es de naturaleza metapolítica: se esfuerza en hacer triunfar una nueva concepción de la vida humana en la que ésta sólo tiene sentido a la luz de la trascendencia social. El panimperialismo se caracteriza, en efecto y ante todo, por la concepción particular del hombre que está por encima del ámbito de lo político. En nombre de esa antropología, el nuevo imperialismo ocupa las estructuras que le son necesarias para su poder: políticas, científicas, económicas, informativas, jurídicas, militares, religiosas, etc. Todas estas estructuras transmiten el poder imperialista, como por hipóstasis, hasta los confines de la tierra.

    El Estado totalitario clásico es todopoderoso dentro de sus fronteras, pero este poder está limitado por el poder de los demás Estados. Se encarna en un príncipe (o un gobierno) que puede identificarse, que es visible y, por lo tanto, alcanzable, expuesto a una posible agresión y, por lo tanto, destruible. Aquí, en cambio, la revolución parece imposible, pues el príncipe de este mundo se cuida bien de no desvelar su rostro (cfr. Juan y, 44). El imperio metapolítico aspira a una supremacía incondicional e incondicionada; no quiere conocer o reconocer ni iguales ni rivales.

    Los medios de comunicación, que tienen una función de información, tienen también, en el marco de este proyecto totalizador, una función de ocultación indispensable. No se toleran los vaticinios de Casandra, a menos que se garantice que no serán tomados en serio. La información ha de ser tratada según los intereses de los que la producen y según los gustos de los que la consumen. La colonización de la opinión debe tener efectos tranquilizadores en los unos y angustiantes en los otros. Lo único que de verdad importa es la seguridad de los pudientes; los débiles no tienen precio: los ricos pueden, pues, disponer de ellos a su antojo y exiliarlos fuera de las fronteras de la humanidad.

    Los proyectos de la legalización del aborto no son, en suma, como hemos visto, más que la parte visible de un iceberg que oculta muchos peligros.

    Nota: El Padre Michel Schooyans, PhD, PhLD, STD., es profesor de la Universidad de Lovaina.

    Citas: 1. "Between two ages. America's role in the technotronic era", Harmondsworth, Penguin, 1978. Nuestra exposición de las ideas de Brzezinski sigue muy de cerca esta obra. 2. En francés, la "Trilatérale" ha sido estudiada sobre todo en "Le Monde diplomatique". Véase, por ejemplo, de Diana Johnstone: "Les puissances économiques qui soutiennent Carter", no. 272 (noviembre de 1976), pp. 1,13 y ss.; de jean-Pierre Cot: "Un grand dessein conservateur pour l'Amérique", no. 282 (septiembre de 1977), pp. 2-3; de Pierre Dommergues, "L'essor du conservatisme américain", no. 290 (mayo de 1978), pp. 6-9. 3. Cfr. "Halte a la croissance". 4. Cfr., más arriba, p. 163. 5. Cfr., de Michel Crozier, Samuel P. Huntington y Joji Watanuki, "The crisis of democracy", Nueva York, New York University Press, 1975, p. 115. 6. Cfr. "Between two ages", pp. 9-12 y ss. Comentando las ideas de Brzezinski al respecto, Anthony Arblaster escribe: "It is depressing enough that intellectuals should be willing to accept the roles which Brzezinski foresees for them -specialists [...] involved [...] in government undertakings and house ideologues for those in power-. But the subordination of intellectuals to the state and its requirements does not occur only at the individual level. There is a strengthening tendency for the institutions within which [...] most intellectuals now work, also to be shaped according to the particular political priorities of a particular government" ("Ideology and intellectuals", en: Knowledge and belief in politics, de Benewick y otros, pp. 115-129; la cita es de las pp. 123 y s.) 7. Alusión a la obra de E.F. Schumacher, "Small is beautiful. Economics as if people mattered", Nueva York, Perennial Library, 1975. 8. Cfr. Daniel Bell, "The end of ideology. On the exhaustion of political ideas in the fifties", Nueva York-Londres, Free Press Paperback, 1965. 9. Véase, de Juan Bosch, "El pentagonismo, sustituto del imperialismo", Madrid, Crónica de un siglo, 1968, y especialmente: pp. 18-21. 10. Sobre el totalitarismo, véase, de Jean-Jacques Walter, "Les machines totalitaires", Parí, Denoel, 1982; de Igor Chafarevitch, Le phénomene socialiste, París, Seuil, 1977; de Hannah Arendt, The origins of totalitarianism, Nueva York, Meridian Books, 1959. 11. Por su postura en materia de demografía, la Iglesia constituye una amenaza para la seguridad nacional de los EE.UU. Ésta es la tesis presentada con gran fuerza por un autor al que difícilmente puede tacharse de excesivo progresismo: Stephen D. Mumford, en: "American democracy & the Vatican. Population growth & national security"", Nueva York, Humanist Press, 1984. Complétese con: "Role of abortion in control of global population growth", de Stephen D. Mumford y Elton Kessel, en: "Clinics in obstetrics and gynaecology", t.13 (marzo de 1986), p. 19-31; sobre Kessel, véase, de L. Weill-Halle, L'avortement de papa, p.53. 12. Cfr., más arriba, p. 176. 13. Cfr., p. 123. 14. Cfr., más arriba, p. 112-118. 15. Cfr., pp. 166 y 178-181. 16. Cuanto menor es la percepción que de la víctima tiene el verdugo, menor es el control que éste tiene de su agresividad. Cfr., de Stanley Milgram, "Soumission a l'autorité. Un point de vue expérimental", París, Calmann-Lévy, 1984. 17. Cfr., de René Girard, "La violence et le sacré", París, Grasset, 1972.



    La verdad eterna

    Aunque la ideología de la "Nueva Era" ("New Age") surgió hace más de un siglo, en la década de los 60 comenzó el proceso de cambio de mentalidad al cual fue sometida la humanidad. La primera fase fue la que promovía la persona de Cristo en detrimento de la Iglesia.
    "Cristo sí, Iglesia no." "Yo creo en Cristo, pero no en los curas", decían muchos. La siguiente fase fue la de "Cristo no, Dios sí." Fue la etapa de la invasión de las religiones orientales en el Occidente cristiano. Le siguió la etapa de "lo sagrado sí, pero la religión no". Se trata de la etapa de la "Nueva Era", en la que las creencias y prácticas del ocultismo y del paganismo, con una buena dosis de religiones orientales, son consideradas "sagradas". Es la etapa de la "espiritualidad" sin religión, sin Cristo, sin Dios y por consiguiente sin Sus divinos mandamientos, es decir, sin moral.

    Los "gurús" de la "Nueva Era" prometen paz y felicidad a sus seguidores, instándoles a meditar para encontrar "su verdad". Las viejas herejías están siendo utilizadas por la "Nueva Era", para justificar hasta la matanza de inocentes seres humanos no nacidos. La Coalición Religiosa para la Libertad Reproductiva (Religious Coalition for Reproductive Choice), en su folleto titulado "Abortion: Finding Your Own Truth" ("El aborto: para encontrar tu propia verdad"), aconseja a las mujeres del siguiente modo: "Las personas utilizan muchos nombres diferentes para su espiritualidad. Uno de estos nombres es Dios. Otros son: la verdad mayor, el poder superior, la voz interior, la luz interior, el espíritu de amor, el espíritu santo, o la sabiduría infinita. En estos ejercicios a menudo nos referimos a la espiritualidad simplemente como la verdad o la voz de la verdad."
    Luego el folleto sugiere que la mujer que está tratando de decidir si abortar o no, lleve a cabo ciertos "ejercicios espirituales" para encontrar "su verdad". Es decir, para tomar su decisión. He aquí uno de ellos: "Ahora ponte ambas manos sobre el corazón e imagínate o recuerda algún momento en que te sentiste llena de amor, relajada y feliz. Fíjate cómo responde tu cuerpo. ¿En qué lugar de tu cuerpo tienes sensaciones de calor, relajación, suavidad y expansión? Allí es donde está tu verdad. Ponle atención a este lugar, al tratar de descubrir lo que crees que es correcto para tí."
    ¡Qué convenientes son estas "creencias" para aquellos que quieren justificar la matanza de inocentes niños no nacidos! Bajo este mismo "razonamiento", se podría tratar de justificar también el deshacerse de un niño con incapacidades o de un abuelo anciano y enfermo. Hoy en día se busca una espiritualidad sin Dios, se medita en el vacío, y se rechazan los principios religiosos y morales, es decir, las verdades eternas. El hombre y no Dios se ha convertido en el árbitro de lo que está bien o mal. Se ha caído en un relativismo moral, donde cada cual decide por sí mismo (es decir, a su conveniencia) lo que está "bien" y lo que está "mal".
    Peor aún, según la "Nueva Era", cada uno de nosotros es Dios o parte de Dios. Esto se llama panteísmo. Basados en esa falsedad cada uno se siente con la autoridad y la capacidad para decidir o aún para inventar su propio modo de vida, su propia "moral". De esta forma muchos justifican el aborto, la eutanasia y otros crímenes basados en este exagerado concepto de la libertad y en el relativismo moral, los cuales a su vez están basados en el panteísmo egoísta de la "Nueva Era".
    Pero para nosotros los cristianos, la Palabra de Dios es la que debe guiar nuestra meditación y no los deseos de nuestro corazón, pues como dijo Jesús: "Porque del corazón provienen los malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios y blasfemias" (Mateo 15:19).
    La Biblia está llena de pasajes que nos invitan a meditar en nuestro corazón sobre los mandamientos divinos. El Salmo 119, por ejemplo, desde el principio hasta el final es una continua alabanza a la ley de Dios: "Oh, cuánto amo tu ley, todo el día es mi pensamiento. Más sabio que mis enemigos me hace tu mandato, que siempre está conmigo, soy más prudente que todos mis maestros porque medito tus decretos... para mis pies antorcha es tu palabra y luz para mi ruta" (Sal 119:97-99, 105).
    Para el cristiano, por lo tanto, la verdadera meditación consiste en ir a los más profundo de nuestro corazón, basándonos en la Palabra de Dios para encontrar allí, no "mi verdad", sino La Verdad Eterna: Dios, revelado en la humanidad de Jesús, Su Hijo encarnado. Allí en lo más íntimo de nuestro ser le adoramos, le bendecimos, le damos gracias y descubrimos Su voluntad para nosotros. Sólo de este modo nuestra meditación producirá frutos de amor y santidad. Como bien dijo San Agustín: "...nos has hecho para ti y nuestro corazón está inquieto mientras no descansa en ti" (Confesiones, 1,1,1). Sólo Dios es la fuente de toda verdad y de toda verdadera felicidad.

    Finalidad de la Nueva Era

    1. Llevar al hombre a considerarse capaz de desarrollar poderes que no tiene él y que no vienen de Dios.
    2. Glorificar al hombre hasta hacerle creer que puede llegar a ser como Dios.
    3. Por escritos de la Sociedad Teosófica, entre los cuales está "La Doctrina Secreta" de H. Blavatsky y el "Plan del New Age", comunicado a Alice Bailey por el espíritu demoníaco, sabemos que se propone llevar a la humanidad a:
    • una sola religión mundial
    • un solo sistema económico mundial
    • una sola cultura mundial
    • un solo gobierno mundial
    para lograr el control de todos los habitantes de la tierra
    4. Por los escritos de la Blavatsky y de Alice Bailey, y por escritos y presentaciones de teósofos actuales, entre los cuales está el espiritista Benjamin Creme, se sabe que se está preparando a la humanidad para aceptar un "mesías"; para ellos denominado "Maitreya", según sus escritos y doctrinas ocultistas y satánicas; para los cristianos, un "mesías" falso, el anti-cristo.
    Al respecto dice el Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica (#675): "Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc.18,8; Mt.24,12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc. 21,12; Jn.15,19-20) desvelará el "Misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2a Tes.2,4-12; 1a Tes.5,2-3; 2a Jn 7; 1a Jn.18,22).
    Metas aparentes de la Nueva Era
    1. Buscar el bien, la salud, la paz, la hermandad.
    2. Nuevo orden mundial: utópica sociedad mundial sin tensiones.
    Metas reales de la Nueva Era
    1. Ir preparando, mediante un gobierno único para el mundo, el control de éste por parte de Lucifer.
    2. La meta última es la adoración de Lucifer.
    Nota: La información que contiene esta sección proviene del libro "Alerta! New Age" de: Isabel Vidal de Tenreiro. Puede obtener esta publicación y otros excelentes libros sobre el tema del centro de Paz: Florida center for Peace, P.O. Box 431306, Miami, Florida, 33143, U.S.A.

    Anthony De Mello y la "New Age"

    Las ideas de la "Nueva Era" ("New Age") están teniendo una gran repercusión en todos los ámbitos, incluido el religioso, hasta un grado que no llegamos a sospechar siquiera. Hay muchos autores que aunque no se identifiquen con esta corriente de pensamiento, sí comparten muchas de sus ideas, o por lo menos de su relativismo, eclecticismo y ambiguedad en la forma de expresar su vivencia religiosa.
    Entre estos autores está Anthony de Mello, escritor jesuita dotado de una rica imaginación y de una elegante fuerza de expresión, digno de resaltar por la amplísima difusión que están teniendo sus libros entre los católicos.

    El grave peligro de la "Nueva Era" radica en que promueve ideas contrarias a nuestra fe, tanto que S.S. Juan Pablo II ha señalado lo siguiente:
    "Las ideas de la "Nueva Era" a veces se abren camino en la predicación, la catequesis, los congresos y los retiros, y así llegan a influir incluso en los católicos practicantes, que tal vez no son conscientes de la incompatibilidad de esas ideas con la fe de la Iglesia"1.
    Este movimiento "predica un relativismo absoluto en el campo religioso, moral e intelectual que disuelve toda noción de verdad y de bien y, por tanto, toda diferencia entre las diferentes creencias y estilos de vida que ofrece el mundo contemporáneo"2. No es una religión, sino una "corriente cultural que utiliza claves de expresión de corte esotérico, ocultista y satánico"3, que acepta cualquier credo o doctrina por igual. Debido a ello, un autor le ha llamado el "SIDA espiritual"4 de nuestro tiempo, porque debilita la noción de verdad y deja a la persona expuesta al ataque de cualquier engaño en materia de fe.
    Debido a este relativismo, esta corriente de pensamiento no contiene unas creencias determinadas y, de esta forma, cada persona elige lo que más le gusta o conviene. Esto explica que podamos encontrar ciertas ideas en un grupo de la "Nueva Era", y otras diferentes en otro grupo de la misma corriente. Es como si nos presentaran un menú de autoservicio, en el que cada cual escoge lo que le parece.
    Desgraciadamente, existen personas que niegan esto, y afirman que hay que "enriquecerse" con lo que nos ofrece la "Nueva Era". No nos dejemos confundir, debemos recordar lo que nos dice el mismo San Pablo: "Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por sus propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades: apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas" (2 Tim 4,3-4)5.
    Otros de los peligros de la "Nueva Era" es que sus ideas son difíciles de identificar, pues se disfrazan de mil maneras, pretendiendo autoafirmarse como una "Nueva Espiritualidad" dentro de la Iglesia Católica.
    Todos estos peligros se hayan también presentes en los escritos de Anthony de Mello, pues este autor católico manifiesta una mentalidad muy cercana a la "Nueva Era", como más adelante comprobaremos. Si en sus escritos podemos hallar ciertamente algunas ideas y pasajes enriquecedores, al estar mezclados con graves errores en cuestiones centrales de nuestra fe —pone en palabras de Cristo frases que no se hallan para nada en los Evangelios—, globalmente considerados inducen a confusión y debilitan los cimientos de la verdadera fe católica.
    Rasgos de la "Nueva Era" en los escritos de Anthony de Mello
    • Panteísmo: muestra a Dios, no como Nuestro Padre, cercano, creador y Señor de todo, como el Buen Pastor que conoce a cada una de sus ovejas, sino como el dios impersonal y lejano de la "Nueva Era", como una "energía" que está en todo y forma parte de todo.
    • Ausencia de normas o valores precisos: no hay distinción clara entre el bien y el mal, pues estos dependen de las preferencias de cada persona. No hay culpa o maldad. Se niega o minimiza el pecado y el Sacramento de la Confesión.
    • Relativismo religioso: todas las religiones son iguales ya que todas son buenas. La Iglesia Católica no es ya la verdadera, sino una más entre otras.
    • Menosprecio del Evangelio: sus ideas, influenciadas por el hinduismo, pretenden enriquecer el cristianismo, implicando necesariamente que las enseñanzas de Cristo son pobres. Cristo ya no es la Palabra definitiva del Padre, sino una palabra más entre otras.
    • Menosprecio de la Biblia: la Biblia es solamente uno de los diferentes libros inspirados, inferior al llamado "conocimiento-de-sí".
    • Esoterismo de la oración: la oración no es un diálogo personal con Dios, fruto de la fe y de la gracia, sino un método para llegar a la "iluminación", producto de "ciertas técnicas" y de conocer una "sabiduría oculta".
    • Menosprecio de Jesucristo: Jesús no es el único Camino, la única Verdad y la verdadera Vida; sino un profeta más entre varios como Buda, Mahoma, etc.
    • Desacralización de la Eucaristía: la Eucarístia es un símbolo y no el verdadero Cuerpo de Cristo.
    • Entronización del auto-conocimiento: la santidad es la libertad a la que llegamos tras descubrir la "iluminación" que está dentro de nosotros mismos; no proviene, por tanto, del estar abiertos a la gracia de Dios, ni del ejercicio de la caridad o de la humildad. Si lo importante es la "iluminación" interior, el Papa, los santos y las Escrituras constituyen en realidad una especie de estorbo entre Dios y nosotros.
    • Desvalorización de la Cruz de Cristo: el sufrimiento está en la mente y hay que eliminarlo lo que sólo logran los "iluminados". De esta forma se desvaloriza la Cruz y el sufrimiento redentor de Cristo y de los seres humanos. Hay una especie de adormecimiento de la conciencia, que minimiza la solidaridad cristiana para comprometerse con el dolor y la necesidad del prójimo.
    Lo que nos dice Anthony de Mello y lo que nos enseña la Iglesia Católica
    Para apreciar con claridad como las ideas de la "Nueva Era" están contenidas en los escritos de Anthony de Mello, haremos un análisis comparativo entre citas textuales de este autor y las verdades enseñadas por la Iglesia Católica. Comprobaremos así cuán reducida es la visión que tiene este autor sobre aspectos centrales de nuestra fe, frente al "Esplendor de la Verdad" que nos legó Cristo en su Iglesia.
    D I O S
    Lo que dice Anthony de Mello:
    Se percibe claramente su orientación panteísta en los siguientes textos: "Concibe el aire como un océano inmenso que te rodea... un océano divinamente coloreado por la presencia y por el ser de Dios... Cuando introduces el aire en tus pulmones estás metiendo a Dios en ellos. Ten en cuenta que cada vez que respiras estás sostenido por el poder y por la presencia de Dios... Permanece ahí el tiempo que puedas...Toma nota de lo que sientes cuando te das cuenta que introduces a Dios dentro de ti cada vez que aspiras..."6.
    "Toda la Creación es Cuerpo de Cristo"7.
    Dios es inalcanzable: "Si no puedes decir nada de Aquel que supera todo pensamiento y toda palabra ¿cómo puedes preguntar algo acerca de él?"8.
    Lo que enseña la Iglesa Católica:
    Los cristianos creemos en un solo Dios, tres Personas distintas en un solo Dios verdadero (Santísima Trinidad), Creador de todas las cosas: "En el principio, Dios creó el cielo y la tierra… Sólo Él es creador. La totalidad de lo que existe depende de Aquel que le da el ser"9. De la nada creo el universo. El no es el universo, ni el universo es parte de El, sino una creación de Su Omnipotencia. Dios es un Padre amoroso y cercano.
    C R I S T O
    Lo que dice Anthony de Mello:
    Cristo es un profeta más entre otros "iluminados": "El Maestro que aparece en estos cuentos no es una sola persona. Es un gurú hindú, un roshi zen, un sabio taoísta, un rabino judío, un monje cristiano, un místico sufí… Es a la vez Lao Tse y Sócrates, Buda y Jesús, Zaratustra y Mahoma. Su enseñanza abarca del siglo VII a.C. al siglo XX de nuestra era. Su sabiduría pertenece por igual a Oriente y a Occidente. Pero ¿importan realmente sus antecedentes históricos? A fin de cuentas, la historia es el relato de las apariencias, no de la Realidad; de las doctrinas, no del Silencio"10.
    No hay que imitar a Cristo, aunque esa afirmación la disfrace con un "Para ser como Jesús", como podemos ver en esta cita: "No imites a nadie, ni siquiera a Jesús, Jesús no era copia de nadie. Para ser como Jesús, has de ser tú mismo, sin copiar a nadie, pues todo lo auténtico es lo real como era Jesús"11.
    Lo que nos enseña la Iglesa Católica:
    Dios nos lo ha dicho todo en Cristo, y en El está toda la Revelación.
    "Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, es la palabra única, perfecta e insuperable del Padre. En Él lo dice todo, no habrá otra palabra más que ésta"12. Nosotros afirmamos claramente que en Cristo está el "Esplendor de la Verdad", y no una verdad cualquiera. Cristo es "el único mediador entre Dios y los hombres. Es mediador por el hecho de ser Dios-hombre"13. Cristo es la plenitud de la Revelación de Dios.
    Para el Papa "la única orientación del espíritu, la única dirección del entendimiento, de la voluntad y del corazón es para nosotros ésta: hacia Cristo, Redentor del hombre; hacia Cristo, Redentor del mundo. A El nosotros queremos mirar, porque sólo en El, Hijo de Dios, hay salvación, renovando la afirmación de Pedro 'Señor, ¿a quién iríamos? Tú solo tienes palabras de vida eterna' (Jn 6,68; cfr. Heb 4, 8-12.)"14Sólo en Cristo está nuestra salvación, no en nadie más.
    Debemos imitar a Cristo, pues "Jesús pide que le sigan y le imiten en el camino del amor, de un amor que se da totalmente a los hermanos por amor de Dios: 'Este es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado' (Jn 15,12). Este 'como' exige la imitación de Jesús, la imitación de su amor… El modo de actuar de Jesús y sus palabras, sus acciones y sus preceptos constituyen la regla moral de la vida cristiana"15.
    Eucaristía
    Lo que dice Anthony de Mello:
    Su visión panteísta llega al extremo de negar la presencia sacramental de Cristo en la Eucaristía: "Toda la creación es Cuerpo de Cristo, y tú crees que sólo está en la Eucaristía. La Eucaristía señala esa creación. El Cuerpo de Cristo está por todas partes, y tú sólo reparas en un símbolo que te está apuntando lo esencial que es la vida"16.
    Lo que nos enseña la Iglesa Católica:
    La Eucaristía es Cristo mismo y no un símbolo; en "la Eucaristía está el mismo Cristo... es centro de cohesión y unidad de todos los cristianos… los que nos alimentamos de un mismo pan, el único Cuerpo de Cristo"17.
    La Eucaristía es "fuente y cima de toda la vida cristiana" (Lumen gentium 11). La Sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua» (Presbyterorum ordinis 5)"18.
    La máxima aspiración del ser humano
    Lo que dice Anthony de Mello:
    La máxima aspiración del hombre es alcanzar la "iluminación", una especie de estado de "sabiduría" que se puede lograr sin la ayuda de Dios, buscando dentro de uno mismo. De esta forma, el "conocimiento de sí" está por encima de la caridad, de las Escrituras y del culto a Dios:
    "Una encarnizada persecución religiosa estalló en el país, y los tres pilares de la religión --la Escritura, el Culto y la Caridad-- comparecieron ante Dios para expresarle su temor de que, si desaparecía la religión, dejaran también ellos de existir.'No os preocupéis', dijo el Señor. 'Tengo el propósito de enviar a la Tierra a Alguien más grande que todos vosotros'. '¿Y cómo se llama ese Alguien?' 'Conocimiento-de-sí', respondió Dios. 'El hará cosas más grandes que las que haya podido hacer cualquiera de vosotros'."19
    Si la plenitud está en alcanzar este conocimiento de sí, ya no hay por qué alcanzar la vida eterna tal como la Iglesia lo enseña; a lo sumo, la lucha por alcanzar la vida eterna queda reducida a una idea confusa que no compromete a nada:
    "¿Cómo alcanzaré la vida eterna?" "Ya es la vida eterna. Entra en el presente". "Pero si ya estoy en el presente… ¿o no?" "No". "¿Por qué no?" "Porque no has renunciado al pasado". "¿Y por qué iba a renunciar a mi pasado? No todo el pasado es malo…" "No hay que renunciar al pasado porque sea malo, sino porque está muerto."20.
    Lo que nos enseña la Iglesa Católica:
    La plenitud del hombre es vivir en gracia de Dios, como hijo suyo, excluyendo al menos todo pecado mortal. Esta plenitud será total cuando alcancemos el cielo, donde participaremos íntimamente de la misma vida de Dios. Mientras tanto, con la entrega y confianza en Dios, ayudados de su gracia, iremos creciendo en la santidad a la que nos llamó.
    "La gracia del Espíritu Santo tiene el poder de santificarnos, es decir, de lavarnos de nuestros pecados y comunicarnos 'la justicia de Dios por la fe en Jesucristo' (Rm 3,22) y por el Bautismo."21.
    "La primera obra de la gracia del Espíritu Santo es la conversión, que obra la justificación… (la que) establece la colaboración entre la gracia de Dios y la libertad del hombre."22.
    Sufrimiento y cruz
    Lo que dice Anthony de Mello:
    El sufrimiento es obra de la mente. De esta forma, la cruz y el sufrimiento espiritual de Jesús quedan desvirtuados: "El sufrimiento no es real, sino una obra de tu mente. Si sufres es que estás dormido porque, en sí, el sufrimiento no existe, es un producto de tu sueño"23. Esta visión "adormece" nuestra solidaridad con el dolor de nuestro prójimo, y no nos ayuda a llevar nuestra cruz de cada día. Si todavía sufrimos es porque no estamos "iluminados"..
    Lo que nos enseña la Iglesa Católica:
    El sufrimiento, tanto físico como espiritual, es una realidad del ser humano, incluso de Cristo: "Cristo, en cuanto hombre que sufre realmente y de modo terrible en el Huerto de los Olivos"24.
    El sufrimiento, a la luz de la Redención, nos purifica, y es una exigencia para llegar al cielo: "Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame"(Mt 16,24 y Mc 8.34) El Papa nos dice: "Nos unimos a sus sufrimientos (de Cristo) como el cuerpo a su cabeza. Sufrimos con Él para ser glorificados con Él"25.
    Pecado y confesión
    Lo que dice Anthony de Mello:
    Induce a confusión respecto a la distinción entre el bien y el mal: "'Nada es bueno ni malo; es el pensamiento el que hace que lo sea', dijo el Maestro"26. Frase ambigua, que tiende a negar al menos la existencia del mal intrínseco (objetivo) de ciertos actos.
    No somos responsables de nuestros actos y, por tanto, no debemos culparnos por ninguno de nuestros actos, por malicioso que nos pudiere parecer27: "Nadie hace el mal sin una justificación. Es la justificación la que lo engaña. Nadie se daña a sí mismo conscientemente, sino inconscientemente. El que hace el mal es un loco que no merece castigo, sino cura"28.
    Cuestiona la Confesión, el sacramento de la Reconciliación con Dios: "El pintor Peruchini, se estaba muriendo y dijo a su mujer: 'déjame en paz, mujer, que quiero saber, tengo la curiosidad de saber, qué ocurre si me muero sin confesar. Yo he sido de profesión pintor, y Dios tiene como profesión perdonar, y espero que Él sea tan bueno en su profesión como he sido yo en la mía'"29.
    Lo que nos enseña la Iglesa Católica:
    El hombre, para hacer el bien, debe antes distinguirlo del mal: "El hombre, en su tender hacia Dios —solo Él es bueno—, debe hacer libremente el bien y evitar el mal. Pero para esto el hombre debe distinguir el bien del mal. Y esto sucede, ante todo, gracias a la luz de la razón natural, reflejo en el hombre del esplendor del rostro de Dios"30.
    El hombre es responsable de sus actos: "Dios ha creado al hombre racional confiriéndole la dignidad de una persona dotada de la iniciativa y del dominio de sus actos. 'Quiso Dios dejar al hombre en manos de su propia decisión' (Si-15,4), de modo que busque a su Creador sin coacciones y, adhiriéndose a Él, llegue libremente a la plena y feliz perfección"31.
    La Confesión es ante todo reflejo del perdón y la misericordia divinas. Fue Cristo quién quiso que los apóstoles y sus sucesores perdonaran los pecados: "A quienes perdonéis los pecados, les quedarán perdonados; a quienes se los retengáis, les quedarán retenidos"(Jn,20, 23). "¿Qué acto de humildad más verdadero y más indispensable, que la sincera manifestación de los pecados cometidos? Ahí está el remedio del vicio de donde proceden todos los demás vicios, la soberbia"32.
    Compromiso con el prójimo
    Lo que dice Anthony de Mello:
    El compromiso con el prójimo está de más. Lo importante es llegar a la "iluminación" y así ser un espectador del mundo: "Ni tú, ni tus decisiones ni acciones importan en el desarrollo de la vida; es la vida la que importa y ella sigue su curso"33. Esto es gravemene anticristiano, pues nos "anestesia" ante el dolor y la necesidad, nos induce a buscar nuestra "comodidad" sin importarnos los demás.
    La postura del hombre debe ser la de la pasividad: "Apártate del mundo para servir a la humanidad"34. "Siéntate tranquilamente y no hagas nada. La primavera llega y la yerba crece"35. "El Maestro insistía en que el auténtico reformador no era otro sino el que era capaz de ver que todo está perfectamente tal como está....y de dejarlo en paz"36.
    Pensando así no es de extrañar lo que nos cuenta el P. R. Divarkar, un seguidor de Anthony de Mello, sobre lo que éste afirmaba justo antes de morir: "todo mi interés se centra en otra cosa: en el 'mundo del espíritu', y todo lo demás me resulta verdaderamente insignificante y sin importancia. Las cosas que tanto me importaban en el pasado ya no tienen interés para mí. Lo que ahora absorbe todo mi interés son cosas como las de Achaan Chah, el maestro budista, y estoy perdiendo el gusto por otras cosas. No sé si todo esto es una ilusión; lo que sí sé es que nunca en mi vida me había sentido tan feliz y tan libre.."37. La duda de si vive en pura ilusión le sale al paso, pero opta por no inquietarse. Para él, el "mundo del espíritu" es lo que él siente y nada más.
    Lo que nos enseña la Iglesa Católica:
    La acción debe inspirarse y coger su fuerza de la oración, y gracias a ello el cristiano se compromete con el prójimo y con el mundo: "A quién te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda" (Mt, 5,42). No debe ser pasivo, sino activo tranformador del mundo, tal como nos urge el Papa: "Nuevas situaciones, tanto eclesiales como sociales, económicas, políticas y culturales, reclaman hoy, con fuerza muy particular, la acción de los fieles laicos. Si el no comprometerse ha sido siempre algo inaceptable, el tiempo presente lo hace aún más culpable. A nadie le es lícito permanecer ocioso"38.
    La fe sin obras es una fe muerta: "Es ante todo una exigencia que nace de la «fe que actúa por la caridad» (Gal 5,6), como nos exhorta la Epístola de Santiago: '¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: «Tengo fe», si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe? Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen del sustento diario, y alguno de vosotros les dice: «idos en paz, calentaos y hartaos», pero no les dais lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? Así también la fe si no tiene obras, está realmente muerta'" (St 2, 14-17)39.
    Cristo nos manda, no la "quietud", sino el apostolado: "Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 18-20).
    La Iglesia y su doctrina, el Papa y los Santos
    Lo que dice Anthony de Mello:
    Da lo mismo ser ateo que seguir alguna religión: "No importa ser ateo, musulmán o católico"40. "No te importe lo que la religión o la sociedad prediquen"41.
    Lo importante es mi conciencia (subjetivismo religioso y moral), no lo que la Escritura, el Papa o los santos nos puedan trasmitir de Dios:
    "Cristiano: Me he concentrado con saber acerca de Ti de segunda mano, Señor. De las Escrituras y de los santos; de Papas y predicadores... Me habría gustado poderles decir a todos ellos: No creo por lo que vosotros habéis dicho, sino porque yo mismo le he escuchado a El."42.
    De esta forma, su subjetivismo religioso supera hasta incluso el de los protestantes, que por lo menos creen en las Escrituras. Para este autor las Escrituras, el Papa, los santos, etc… son una especie de "profesionales de la religión"43 que estorban la relación entre Dios y nosotros.
    Lo que nos enseña la Iglesa Católica:
    Sólo en la Iglesia Católica está la plenitud de la salvación. Por esto Cristo fundó su Iglesia (Mt. 16,18-19), cuya sucesión apostólica no se ha interrumpido hasta nuestros días: "la plenitud de los medios de salvación le han sido confiados a ella (la Iglesia Católica)"44.
    El Papa es Vicario de Cristo en la tierra, la cabeza de la Iglesia de Cristo: "Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia… A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos"(Mt 16, 18-19). Y Cristo le encargó guiarnos: "apacienta mis ovejas" (Cfr. Jn 21,15-17). Gracias al Papa y al Magisterio de la Iglesia podemos interpretar auténticamente las Escrituras. Por la autoridad que le confirío Cristo, debemos obediencia al Papa en cuestiones de fe y moral. San Ignacio de Loyola, fundador de La Compañía de Jesús (orden a la que De Mello pertenecía), específicamente quería en su orden "La universal subordinación al Vicario de Cristo. Y cuanto esta subordinación sea mejor guardada, el gobierno de la congregación es mejor, y si falta ésta se ven en todas las congregaciones faltas tan notables"45.
    Los santos nos recuerdan que todos estamos llamados a la santidad. Ellos fueron pecadores como nosotros, pero por la gracia de Dios y su colaboración alcanzaron las cumbres de la santidad donde brilla su caridad.
    La Oración
    Lo que dice Anthony de Mello:
    La oración es "sabiduría oculta", secreta, que sólo los "iluminados" alcanzan: "Estos cuentos poseen todos ellos, sin embargo, una peculiar característica: si se leen de una determinada manera, ocasionan un verdadero crecimiento espiritual"46. "Escondida en sus páginas (no en las palabras impresas, ni siquiera en los propios cuentos, sino en su espíritu, en su talante, en su atmósfera) hay una sabiduría que no puede expresarse en lenguaje humano"47.
    Esa sabiruduría se alcanza sin esfuerzo: "Porque esto es lo que significa la SABIDURIA: cambiar sin el menor esfuerzo por tu parte; ser transformado, lo creas o no, por el simple hecho de despertar a la realidad, que no consiste en palabras y que está fuera del alcance de las palabras"48.
    Se puede aprender a orar, como se puede aprender a tocar un instrumento; "Aprender a orar es exactamente igual que aprender otro arte o técnica"49.
    Rebaja la oración cristiana al mismo nivel de las técnicas hindúes ajenas a Cristo. Así, en uno de sus primeros libros (Sadhana) afirma lo siguiente: "¿Tiene alguna importancia que te concentres en una imagen del Salvador, en un libro, en una hoja o en una mancha en el suelo? Un amigo jesuita interesado en todas estas cosas me aseguraba que, diciendo constantemente «uno-dos-tres-cuatro» rítmicamente, alcanzaba resultados místicos idénticos a los que de sus compañeros más religiosos afirmaban alcanzar mediante la devota y rítmica recitación de alguna jaculatoria. Y le creo. Existe, indudablemente, un valor sacramental en el empleo de la espina religiosa, pero, por lo que atañe a nuestra finalidad, tan buena es una espina como otra"50.
    Lo que enseña la Iglesa Católica:
    La verdad está solamente en Cristo, y "la humildad es una disposición necesaria para recibir gratuitamente el don de la oración: el hombre es un mendigo de Dios"51.
    No debemos apoyarnos en "sabidurías" humanas, aunque sean esotéricas, pues no se basan en Cristo, Camino, Verdad y Vida: "El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama" (Lc 11,23). Una "ciencia" o sabiduría sin cruz, donde no está Cristo, solamente puede conducir al alejamiento de Dios.
    La oración es para contemplar a Cristo en su "Sacratísima Humanidad", como afirmaba Santa Teresa: "Ciertamente el cristiano tiene necesidad de determinados tiempos de retiro en la soledad para recogerse y encontrar, cerca de Dios su camino. Pero, dado su carácter de criatura, y de criatura consciente de no estar seguro sino por la gracia, su modo de acercarse a Dios no se fundamenta en una técnica, en el sentido estricto de la palabra. Esto iría en contra del espíritu de infancia exigido por el Evangelio. La auténtica mística cristiana nada tiene que ver con la técnica: es siempre un don de Dios, cuyo beneficiario se siente indigno"52.
    ¿Existen verdaderas razones para leer a Anthony de Mello?
    Estamos seguros de que muchas personas leen a este autor con la intención de mejorar su oración, de enriquecerse espiritualmente o de ayudar a los demás. Estas razones no justifican, si realmente lo pensasen, el peligro al que se exponen.
    Algunos lo leen para mejorar en su oración. Pero al pretender enriquecer la oración cristiana con elementos extraños al cristianismo, se introducen elementos que la deforman, y la oración acaba siendo "una técnica" para conseguir la "iluminación", a base de utilizar elementos panteístas o repeticiones orientales tipo "mantras", poniendo el apoyo en elementos humanos, en vez de buscar humildemente el diálogo con Dios, del que proviene toda gracia.
    Otros para tener ejemplos prácticos y claros en la predicación. Al ser muchos de ellos contrarios a nuestra fe, tal como hemos probado, y trasmitir sólo sabiduría humana, no solamente deforman la conciencia del pueblo, sino que al perder el tiempo explicándolos, se desperdicia una oportunidad preciosa de proclamar la verdadera palabra de Dios.
    Otros para tener ideas con que poder acercarse mejor a los niños en la catequesis. El uso de estos "cuentos" con los niños no puede tener justificación alguna, ya que los niños, más que nadie, deben ser catequizados con una doctrina clara sin deformaciones, de forma que entiendan perfectamente el mensaje de Jesús. "Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis" (Mt.19,14). Es imposible que utilizando adulteraciones hindúes pueda el niño tener una fe clara de Jesús como Salvador. Pensemos sólo en las lecciones de "Historia Sagrada" que recibimos cuando niños, y que despertaron en nosotros el amor hacia Cristo, La Eucaristía, La Virgen y La Sagrada Familia.
    Conclusión
    Algunos podían objetar a nuestras críticas a las ideas de Anthony de Mello que sólo en sus últimos libros se le "fue la mano". En este análisis hemos incluimos a propósito dos de sus primeros libros; "Sadhana" y "Contacto con Dios", el primero publicado por primera vez en 1978 en la India, y el segundo, sus escritos inéditos de "ejercicios espirituales". En todos los libros que hemos leído de este autor, incluyendo los dos mencionados, hemos encontrado profundas divergencias con la doctrina católica.
    Otros podrían objetar que cuando leen sus libros saben discernir lo bueno de lo malo, pero cuando así lo hacen no se dan cuenta del peligro al que se exponen. Si algunas ideas erróneas claramente se identifican, no sucede así en muchísimas otras, las cuales se caracterizan sobre todo por su ambiguedad. Y sobre todo, existe el grave peligro de entretenerse con "fábulas" meramente humanas, dejando de profundizar en la palabra de Dios. ¿Qué profesor universitario recomendaría un libro lleno de errores a sus alumnos? ¿Y lo vamos a hacer cuando los errores atañen a nuestra salvación?
    El Papa con amor de Pastor nos advierte lo siguiente: "Cuestión aparte es el renacimiento de las antiguas ideas gnósticas en la forma de la llamada la "New Age". No debemos engañarnos pensando que ese movimiento pueda llevar a una renovación de la religión. Es solamente un nuevo modo de practicar la gnosis, es decir, esa postura del espíritu que, en nombre de un profundo conocimiento de Dios, acaba por tergiversar Su Palabra sustituyéndola por palabras que son solamente humanas"53 , y el Papa también afirma que la gnosis nunca ha desparecido del ámbito del cristianismo, pues "con una decidida aunque a veces no declarada divergencia con lo que es esencialmente cristiano"54.
    Podemos resumir con San Pablo: "Mirad que nadie os esclavice mediante la vana falacia de una filosofía fundada en tradiciones humanas, según los elementos del mundo y no según Cristo" (Col 2,8).

    Notas: 1. Juan Pablo II, discurso a los obispos de Iowa, Kansas, Missouri y Nebraska en ·visita ad limina´, el 28 de mayo de 1993, en L´Obsservatore Romano, n. 24, 11 de junio de 1993, pp. 11-12. (Ver también lo que dice al respecto del la "Nueva Era" el Papa en las pp.103-104 de su libro "Cruzando el umbral de la Esperanza"). 2. Carta introductoria a la Instrucción Pastoral sobre el la "Nueva Era" del Arzobispo de México, Norberto Rivera Carrera, Ed. Siempre Fiel, Monterrey, N.L., 1996. 3. C. Vidal Manzanares, Diccionario de Sectas y Ocultismo, Ed. VD., p. 167. 4. Ibídem. 5. Todas las citas bíblicas están tomadas de la Biblia de Jerusalén, Ed. Desclée de Brouwer, Bilbao, España. 1975. 6. A. de Mello. Sadhana pp 41-42, 21ª Ed. Sal Terrae. Santander, España. 1993. 7. A. de Mello. Autoliberación Interior, pp 124, Ed. LUMEN, Buenos Aires, Argentina, 1988. 8. A. de Mello. ¿Quién puede hacer que amanezca? P 196, Ed. Sal Terrae, Santander, España. 1985 (9ª Ed. 1993). 9. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 290. 10. ¿Quién puede hacer que amanezca?, op. cit. P 6. 11. Autoliberación Interior, op. cit. pp 28. 12. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 65. 13. Cruzando el umbral de la Esperanza, op. cit. p 61-62. 14. S.S. Juan Pablo II, Redemptor hominis, n 7b. 15 S.S. Juan Pablo II, Veritatis Splendor, n 20ª. 16. Autoliberación Interior, op. cit. p 124. 17. F. Rodero y A. Izquierdo, En La Escuela de Cristo, Ed. EDICEP, p. 78, Valencia, España, 1996. 18. Catecismo de la Iglesia Católica 1324-1327. 19. A. De Mello, La Oración de la Rana, Tomo I, p 37, Ed. Sal Terrae, Santander, España. 1988. 20. ¿Quién puede hacer que amanezca?, op. cit. p 31. 21. Catecismo de la Iglesia Católica n. 1987. 22. Ibidem n. 1989 y 1993. 23. Autoliberación Interior, op. cit. p. 9. 24. S.S. Juan Pablo II, Dives in misericordia, n.7c. 25. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 793. 26. ¿Quién puede hacer que amanezca?, op. cit. p. 119. 27. Cfr.¿Quién pude hacer que amanezca?, op. cit. p. 96. 28. Autoliberación Interior, op. cit. pp. 46-47. 29. Autoliberación Interior, op. cit. p.123. 30. S. S. Juan Pablo II, Veritatis Splendor, n.42. 31. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1730. 32. R. Garrigou-Lagrange, Las Tres Edades de la Vida Interior, Ed. Desclée de Brouwer, Buenos Aires, Argentina, 3ª. Ed. 1944, p. 465. 33. Autoliberación Interior, op. cit. p. 11. 34. Cfr. ¿Quién puede hacer que amanezca?, op. cit. p. 82. 35. Ibidem, p.108. 36. Ibidem, p. 227. 37. La Oración de la Rana, Tomo I, op. cit. p. XIV. 38. S.S. Juan Pablo II, Christifideles laici n.3. 39. S.S. Juan Pablo II, Evangelium vitae n. 87a. 40. Autoliberación Interior, op. cit. p. 8. 41. Autoliberación Interior, op. cit. p.8. 42. Canto del Pájaro, op. cit. p.213. 43. Cfr. El Canto del Pájaro, op. cit. p. 72. 44. Lumen gentium, n. 8. 45. Cfr. Ibidem. 46. El Canto del Pájaro, op. cit. p. 11. 47. ¿Quién puede hacer que amanezca?, op. cit. p. 6. 48. Ibidem, p. 6. 49. A. de Mello, Contacto con Dios, Ed. Sal Terrae, Santander, España, p. 231, 1991. 50. Sadhana, op. cit. p. 38-39. 51. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2559. 52. Cfr. Sta. Teresa de Jesús, Castillo Interior IV, 1,2. Citada en: Carta a los Obispos de la Iglesia Católica Sobre Algunos Aspectos de la Meditación Cristiana, Congregación para la Doctrina de la Fe, 1989. N. 23. 53. Cruzando el Umbral de la Esperanza, op. cit. pp. 103-104. 54. Ibidem, p. 104.

    Notificación sobre los escritos del Padre Anthony de Mello, S.J.

    El Padre Jesuita de la India, Anthony de Mello (1931-1987), es muy conocido debido a sus numerosas publicaciones, las cuales, traducidas a diversas lenguas, han alcanzado una notable difusión en muchos países, aunque no siempre se trate de textos autorizados por él.
    Sus obras, que tienen casi siempre la forma de historias breves, contienen algunos elementos válidos de la sabiduría oriental, que pueden ayudar a alcanzar el dominio de sí mismo, romper los lazos y afectos que nos impiden ser libres, y afrontar serenamente los diversos acontecimientos favorables y adversos de la vida. Particularmente en sus primeros escritos, el P. de Mello, no obstante las influencias evidentes de las corrientes espirituales budista y taoísta, se mantuvo dentro de las líneas de la espiritualidad cristiana. En estos libros trata los diversos tipos de oración: de petición, intercesión y alabanza, así como de la contemplación de los misterios de la vida de Cristo, etc.

    Pero ya en ciertos pasajes de estas primeras obras, y cada vez más en sus publicaciones sucesivas, se advierte un alejamiento progresivo de los contenidos esenciales de la fe cristiana. El Autor sustituye la revelación acontecida en Cristo con una intuición de Dios sin forma ni imágenes, hasta llegar a hablar de Dios como de un vacío puro. Para ver a Dios hacía solamente falta mirar directamente el mundo. Nada podía decirse sobre Dios; lo único que podemos saber de Él es que es incognoscible. Plantearse el problema de su existencia sería ya un sin sentido. Este apofatismo radical lleva también a negar que la Biblia contenga afirmaciones válidas sobre Dios. Las palabras de la Escritura serían indicaciones que deberían servir solamente para alcanzar el silencio. En otros pasajes el juicio sobre los libros sagrados de las religiones en general, sin excluir la misma Biblia, es todavía más severo: éstos impedirían que las personas sigan su sentido común, convirtiéndolas en obtusas y crueles. Las religiones, incluido el cristianismo, serían uno de los principales obstáculos pare el descubrimiento de la verdad. Esta verdad, por otra parte, no es definida nunca por el Autor en sus contenidos precisos. Pensar que el Dios de la propia religión sea el único, sería simplemente fanatismo. Dios es considerado como una realidad cósmica, vaga y omnipresente. Su carácter personal es ignorado y en práctica negado.
    El P. de Mello muestra estima por Jesús, del cual se declara "discípulo". Pero lo considera un maestro al lado de los demás. La única diferencia con el resto de los hombres es que Jesús estaba "despierto" y era plenamente libre, mientras los otros no. Jesús no es reconocido como el Hijo de Dios, sino simplemente como aquel que nos enseña que todos los hombres son hijos de Dios. También las afirmaciones sobre el destino definitivo del hombre provocan perplejidad. En cierto momento se habla de una "disolución" en el Dios impersonal, como la sal en el agua. En diversas ocasiones se declara también irrelevante la cuestión del destino después de la muerte. Debería interesar solamente la vida presente. En cuanto a ésta, puesto que el mal es solamente ignorancia, no existirían reglas objetivas de moralidad. El bien y el mal serían solamente valoraciones mentales impuestas a la realidad.
    En coherencia con lo expuesto hasta ahora, se puede comprender cómo, según el Autor, cualquier credo o profesión de fe en Dios o en Cristo impedirían el acceso personal a la verdad. La Iglesia, haciendo de la Palabra de Dios en la Escritura un ídolo, habría terminado por expulsar a Dios del templo. En consecuencia, la Iglesia habría perdido la autoridad pare enseñar en nombre de Cristo.
    Con la presente notificación la Congregación, a fin de tutelar el bien de los fieles, considera obligado declarar que las posiciones arriba expuestas son incompatibles con la fe católica y pueden causar grave daño.
    El Sumo Pontífice Juan Pablo II, en el curso de la audiencia concedida al infrascrito Prefecto, ha aprobado la presente Notificación, decidida en la Sesión ordinaria de esta Congregación, y ha ordenado su publicación.
    Dado en Roma, en la sede de la Congregación pare la Doctrina de la Fe, el 24 de Junio de 1998, Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista.
    + Joseph Card. Ratzinger, PREFECTO
    + Tarcisio Bertone SDB, Arzobispo Emérito de Vercelli, SECRETARIO
    Roma, 25 de agosto de 1998 (ACI) -- Según una fuente de la Santa Sede, la Notificación de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la incompatibilidad entre la fe católica y las obras del sacerdote jesuita indio Anthony de Mello, se debe traducir en un retiro de los libros por parte de las editoriales católicas. "Es un deber moral y una consecuencia lógica que las obras del P. de Mello sean retiradas por las editoriales y librerías católicas", señaló la fuente al comentar las prácticas que deben seguir a las declaraciones del Dicasterio vaticano (http://www.aciprensa.com).
    Nota ilustrativa
    Las publicaciones del jesuita de la India P. Anthony de Mello (1931-1987) han alcanzado una notable difusión en muchos países y entre personas de diferentes condiciones. En tales escritos, con un estilo asequible y de fácil lectura, en la mayoría de los casos en forma de breves narraciones, ha recogido algunos elementos válidos de la sabiduría oriental que pueden ayudar a alcanzar el dominio de sí, romper los lazos y afectos que nos impiden ser realmente hombres, evitar el egocentrismo, afrontar con serenidad las vicisitudes de la vida sin dejarse influenciar por el mundo exterior, a la vez que percibir la riqueza del mundo que nos rodea. Es de justicia señalar estos valores positivos, que se pueden encontrar en muchos de los escritos del P. de Mello. Sobre todo en las obras que datan de sus primeros años de actividad como director de retiros, aunque influenciado por las corrientes espirituales budistas y taoístas, se mueve en muchos aspectos en las líneas de la espiritualidad cristiana: se refiere a la espera, en el silencio y en la oración, de la venida del Espíritu, puro don del Padre (Encuentro con Dios, 11-13). Habla muy bien de la oración de Jesús y la que él nos enseña, tomando como base el Padre nuestro (ibid. 4043). Habla también de la fe, del arrepentimiento, de la contemplación de los misterios de la vida de Cristo según el método de san Ignacio. En su obra Sàdhana. Un camino hacia Dios, publicado por primera vez en 1978, sobre todo en su parte final (La devoción, pp. 175-235), Jesús ocupa un lugar central: se habla de la oración de petición, de la oración de intercesión, tal como Jesús enseña en el evangelio, de la oración de alabanza, de la invocación del nombre de Jesús. El libro está dedicado a la Bienaventurada Virgen María, modelo de la contemplación (p. l l).
    Pero ya en este volumen desarrolla su teoría de la contemplación como autoconciencia, que no aparece exenta de ambigüedad. Ya al comienzo de la obra se equipara la noción de la revelación cristiana y la de Lao-Tse, con una cierta preferencia por la de este último: "'El silencio es la gran revelación', dijo Lao-Tse. Según nuestra forma común de pensar, la Revelación se encuentra en la Sagrada Escritura. Y es así. Pero hoy quisiera que descubrieras qué revelación puede encontrarse en el silencio" (p. 15; cfr p. 18). En el ejercicio de la conciencia de nuestras sensaciones corporales entramos ya en comunicación con Dios (p.44). Una comunicación que se explica en estos términos: "Muchos místicos nos dicen que, además de la mente y el corazón, con los cuales ordinariamente nos comunicamos con Dios, todos nosotros estamos dotados de una mente mística y de un corazón místico, una facultad que nos hace capaz de conocer a Dios directamente, de acogerlo e intuirlo en su mismo ser. aunque de manera oscura" (ibid.). Pero esta intuición, sin imágenes ni forma, es la de un vacío: "¿Qué cosa miro cuando en silencio miro a Dios? Una realidad sin imagen, sin forma. ¡Un vacío!" (p. 45). Para comunicarse con el infinito es necesario "mirar al vacío". Así se llega a la conclusión, "aparentemente desconcertante, de que la concentración en nuestra respiración o en nuestras sensaciones corporales es una óptima contemplación, en el sentido estricto de la palabra" (p. 51) {nota 2}. En otras obras posteriores se habla del "despertarse", de la iluminación interior o del conocimiento: "¿Cómo despertarse? ¿Cómo saber si se duerme? Los místicos, cuando ven lo que les rodea, descubren un gran gozo que brota del corazón de las cosas. Unánimemente hablan de este gozo y del amor que lo inunda todo. . . ¿Cómo llegar a esto? Mediante la comprensión, liberándonos de las ilusiones y de las ideas deformadas" (Instrucciones de vuelo para áquilas y pollos), 77; cfr Llamados al amor, 178). La iluminación interior es la verdadera revelación, mucho más importante que la que nos llega por la Escritura: "Un gurú prometió a cierto estudioso una revelación de mayores consecuencias que cualquier otra contenida en las escrituras. . . Cuando has adquirido conocimiento, usas una antorcha para mostrar el camino. Cuando estás iluminado, te conviertes en antorcha" (La oración de la rana I, 126-127). "La santidad no es una conquista, es una Gracia. Una gracia llamada conciencia, una gracia que se llama mirar, observar, enmendar. Si encendieras la luz de la conciencia y te observaras a ti y todo lo que te rodea durante el día; si te vieras reflejado en el espejo de la conciencia de la forma en que ves tu rostro reflejado en un espejo. . . sin emitir ningún juicio o condena, te darías cuenta de las transformaciones maravillosas que ocurren en ti" (Llamados al amor, 176).
    En estos escritos sucesivos el P. De Mello ha llegado cada vez más a concepciones sobre Dios, la revelación, Cristo, el destino final del hombre, etc., que no resultan armonizables con la enseñanza de la Iglesia. Dado que muchos de sus libros no se presentan en forma doctrinal sino como colecciones de pequeñas historias, con frecuencia muy ingeniosas, las ideas subyacentes pueden pasar fácilmente desapercibidas. Por ello se hace necesario llamar la atención sobre algunos aspectos de su pensamiento que, en formas diversas, afloran a lo largo de su obra. Nos serviremos de los textos del Autor, que, aun con sus peculiares características, muestran con claridad el pensamiento de fondo.
    El P. De Mello en repetidas ocasiones hace afirmaciones sobre Dios que ignoran, si no niegan explícitamente, su carácter personal y lo reduce a una vaga realidad cósmica omnipresente. "Nadie puede ayudarnos a encontrar a Dios como nadie puede ayudar al pez a encontrar el océano" (cf. Un minuto de sabiduría, 77; Mensaje para un águila que se cree un pollo, 115). "Igualmente Dios y nosotros no somos ni una sola cosa ni tampoco dos como el sol y su luz, el océano y las olas no son ni una sola cosa ni tampoco dos" (Un minuto de sabiduría, 44). Todavía con más claridad el problema de la divinidad personal se plantea en estos términos: "Dag Hammarskjold, ex secretario general de las Naciones Unidas, ha dicho una frase muy bella: "Dios no muere el día en que dejamos de creer en una divinidad personal. . ." (Mensaje para un águila.., 140; lo mismo en La iluminación es la espiritualidad, 60). "Si Dios es amor, entonces la distancia entre Dios y tú es idéntica a la distancia entre ti y la conciencia de ti mismo" (Shock de un minuto, 287).
    Se critica e ironiza con frecuencia sobre todo intento de lenguaje sobre Dios, con el fundamento de un apofatismo unilateral y exagerado, consecuente con la concepción de la divinidad a que nos acabamos de referir. La relación de Dios y la creación se expresa con frecuencia según la imagen hindú del bailarín y la danza: "Veo a Jesucristo y a Judas, veo víctimas y perseguidores, verdugos y crucificados: una melodía única con notes contrastantes... una danza única tejida con pasos diferentes. . . en fin, me pongo delante de Dios. Lo veo como el danzante y a toda esta locura, insensatez, hilaridad, agonía espléndida que llamamos vida, como su danza..." (A las fuentes, 178-179; cfr El canto de los pájaros, 30) ¿Qué o quién es Dios y qué son los hombres en esta "danza"? Y también: "Si quieres ver a Dios, observa directamente la creación. No la rechaces, no reflexiones sobre ella. Limítate a mirar" (p. 41). No se ve cómo entra aquí la mediación de Cristo pare el conocimiento del Padre. "Dios no tiene nada que ver con la idea que tenéis de él... Lo único que podemos saber de Él es que es incognoscible (Instrucciones de vuelo para águilas y pollos, 11; c, ibid. 12-13; Mensaje., 136; La oración de la rana, vol 1, 351). Nada por tanto se puede decir sobre Dios: "El ateo comete el error de negar aquello sobre lo que no se puede decir nada... y el teísta comete el error de afirmarlo" (Shock de un minuto, 30; c, ibid. 360).
    Las escrituras, incluida claramente la Biblia, no nos dan a conocer tampoco a Dios, son sólo como la señal indicadora que no me dice nada sobre la ciudad a la que me dirijo: "Llego a una señal donde está escrito Bombay. . . Esa señal no es Bombay y ni siquiera se le asemeja. No es un retrato de Bombay. Es un indicación. Esto son las escrituras: una indicación" (nIstrucciones de vuelo... 12). Siguiendo la metáfora, diríamos que la indicación resulta inútil cuando se ha llegado al punto de destino. Y esto es lo que parece afirmar de Mello: "La escritura es una parte excelente, el dedo apuntando que indica la luz. Usamos sus palabras para ir más allá y alcanzar el silencio" (ibid. 15). Paradójicamente, la revelación de Dios no se expresa en su Palabra, sino en su silencio (cfr. también Un minuto de sabiduría, 129; 167; 201, etc.; Mensaje para un águila que se cree un pollo, 112-113). "En la Biblia se nos señala solamente el camino, como ocurre con las escrituras brahamanas, budistas, etc." (La iluminación es la espiritualidad, 64).
    Se proclama por tanto un Dios impersonal que está por encima de todas las religiones, a la vez que se ataca el anuncio cristiano acerca del Dios amor, que sería incompatible con la necesidad de la Iglesia pare la salvación: "Mi amigo y yo vamos a la feria. La feria internacional de las religiones... En el pabellón judío nos dieron unos volantes que decían que Dios era compasivo y que los judíos eran su pueblo elegido. Los judíos. Ningún otro pueblo era tan elegido como el pueblo judío. En el pabellón musulmán aprendimos que Dios era misericordioso y que Mahoma era su único profeta. La salvación viene escuchando al único profeta de Dios. En el pabellón cristiano descubrimos que Dios es amor y que no hay salvación fuera de la Iglesia. Entra en la Iglesia o te arriesgas a condenarte eternamente. Mientras nos alejábamos pregunté a mi amigo: ¿qué piensas de Dios? El respondió: es un santurrón, fanático y cruel. Una vez llegado a casa le dije a Dios: ¿Cómo soportas este género de cosas, Señor? ¿No ves que desde hace siglos te están dando mala fama? Dios respondió: yo no he organizado esta feria. Me avergonzaría incluso de visitarla" (El canto de los pájaros, p. 186s., historia La feria internacional de las religiones; cfr. también pp. 190-191; p. 194). La enseñanza de la Iglesia sobre la voluntad salvífica universal de Dios y la salvación de los no cristianos no está expuesta de modo correcto. Y también sobre el mensaje cristiano del Dios amor: "Dios es amor. Y nos ama, y nos recompensa siempre si observamos sus mandamientos. ¿Sí?, dijo el maestro. Entonces la noticia no es tan buena, ¿no?" (Shock de un minuto 218; cfr. ibid. 227). Toda religión concreta es un impedimento pare llegar a la verdad. De la religión en general se dice lo que veíamos afirmado de las Escrituras: "Todos los fanáticos querían agarrarse a su Dios y hacerlo el único" (La iluminación es la espiritualidad, 65; cfr. ibid. 28; 30). La verdad es lo que importa, venga de Buda o de Mahoma, ya que lo importante es descubrir la verdad en donde todas las verdades coinciden, porque la verdad es una" (ibid. 65). "La mayor parte de las personas, desgraciadamente, tiene suficiente religión para odiar pero no para amar" (La oración de la rana, vol 1, 146; cfr. ibid. 56-57; 133). Cuando se enumeran los obstáculos que impiden ver la realidad, la religión ocupa el primer lugar: Primero, tu fe religiosa. Si tú tomas la vida como comunista o como capitalista como musulmán o como judío, estás experimentando la vida con prejuicios y de modo tendencioso: he aquí una barrera, un estrato de grasa entre la Realidad y tu espíritu, que no llega a ver ni a tocar directamente la Realidad" (Llamados al amor, 62). "Si todos los seres humanos estuvieran dotados de un corazón así ninguno se etiquetaría como comunista o capitalista, cristiano, musulmán o budista. La luz y la claridad de su visión les revelarían que todos los pensamientos, todos los prejuicios, todas las creencias, son candiles cargados de tinieblas, nada más que signos de su propia ignorancia" (ibid. 172; cfr. también Un minuto de sabiduría, 169; 227, sobre los peligros de la religión). Lo que se afirma de la religión, se dice también en concreto de las Escrituras (cfr. El canto de los pájaros, 186s; Shock de un minuto, 28).
    La filiación divina de Jesús se diluye en la filiación divina de los hombres: "A lo que Dios replicó: Un día de fiesta es sagrado porque demuestra que todos los días del año son sagrados. Y un santuario es santo porque demuestra que todos los hogares están santificados. Así Cristo ha nacido pare demostrar que todos los hombres son hijos de Dios" (EI canto de los pájaros, 188). De Mello muestra ciertamente una adhesión personal a Cristo, del cual se declara discípulo (A las fuentes, 13.99), en el cual cree (p. 108) y con el que se encuentra personalmente (p. l09ss; 117ss).
    Su presencia transfigura (cfr. p. 90s). Pero otras afirmaciones resultan desconcertantes: Jesús es mencionado como un maestro entre tantos:"'Lao Tze y Sócrates, Buda y Jesús, Zaratustra y Mahoma" (Un minuto de sabiduría, 13). Jesús en la cruz aparece como el que se ha liberado perfectamente de todo: "Veo al crucificado despojado de todo: privado de su dignidad. . . privado de su reputación. . . privado de todo apoyo. . . privado de su Dios. . . mientras miro a ese cuerpo sin vida, entiendo poco a poco que estoy mirando el símbolo de la liberación suprema y total. Precisamente porque está clavado en la cruz, Jesús llega a estar vivo y libre.. . Así, ahora contemplo la majestad del hombre que se ha liberado de todo lo que nos hace esclavos y destruye nuestra felicidad..." (A las fuentes, 92-93). Jesús en la cruz es el hombre libre de todos los lazos, se convierte por tanto en el símbolo de la liberación interior de todo aquello a lo que estamos apegados ¿Es algo más que el hombre libre? ¿Es Jesús mi salvador o me remite a una realidad misteriosa que le ha salvado a él?: "¿Podré alguna vez entrar en contacto, Señor, con la fuente de la cual brotan tus palabras, tu sabiduría?. . . ¿Podré encontrar las fuentes de tu valentía?" (ibid. 116). "Lo más bonito de Jesús es que se encontraba a gusto con los pecadores, porque entendía que no era en nada mejor que ellos. . . la única diferencia entre Jesús y los pecadores era que él estaba despierto y ellos no" (Mensaje de un águila que se cree un pollo, 37; también La iluminación es la espiritualidad, 30; 62). La presencia de Cristo en la eucaristía no es más que un símbolo que apunta a una realidad más profunda, la presencia de Cristo en la creación: "Toda la creación es Cuerpo de Cristo, y tú crees que sólo está en la Eucaristía. La Eucaristía señala esa creación. El Cuerpo de Cristo está por todas partes, y tú sólo reparas en su símbolo que te está apuntando lo esencial que es la vida" (La iluminación es la espiritualidad, 61).
    El ser del hombre parece llamado a una disolución, como la de la sal en el agua: "Antes de que aquel último pedazo se disolviera, la muñeca de sal exclamó sorprendida: ‘¡Ahora se quién soy!'" (El canto de los pájaros, 134). En otros momentos se declara irrelevante la cuestión de la vida más allá de h muerte: "¿Hay vida después de la muerte?... ¡esa es la cuestión!, respondió el maestro enigmáticamente" (Un minuto de sabiduría 93; cf. ibid. 37). Un buen síntoma del hecho de que estáis despiertos es que no os importa nada de lo que sucederá en la próxima vida. El pensamiento no os molesta; no os importa. No os interesa, punto y basta" (Mensaje para un águila que se cree un pollo, 50-51; también Mensaje..., 166). Tal vez todavía con más claridad: "¿Porqué preocuparse del mañana? ¿Hay una vida después de la muerte? ¿Sobreviviré después de la muerte? ¿Por qué preocuparse del mañana? Entrad en el presente" (Mensaje..., 126). "La idea que la gente tiene de la eternidad es estúpida. Piensa que ahora parece siempre porque está fuera del tiempo. La vida eterna es ahora, está aquí" (La iluminación es la espiritualidad, 42).
    En diferentes lugares de la vasta obra se critica de manera indiferenciada a las instituciones eclesiásticas: "Los profesionales han asumido completamente el control de la vida religiosa." (El canto de los pájaros, 74s). La función del credo o la profesión de fe es juzgada negativamente, como lo que impide el acceso personal a la verdad y a la iluminación. Así con matices diversos en ibid. p. 50; 59; 62s; 212. "Cuando ya no le haga falta el agarrarte a las palabras de la Biblia, entonces es cuando ésta se convertirá pare ti en algo muy bello y revelador de la vida y su mensaje. Lo triste es que la Iglesia oficial se ha dedicado a enmarcar el ídolo, encerrarlo, defenderlo, cosificándolo sin saber mirar lo que realmente significa" (La iluminación es la espiritualidad, 66). Ideas semejantes se exponen en La oración de la rana, vol 1, 21; 133, 135; 139: "Un pecador público fue excomulgado y se le prohibió entrar en la Iglesia. Fue a lamentarse con Dios: No me dejan entrar, Señor, porque soy un pecador. ¿De qué te lamentas? -- dijo Dios--, tampoco me dejan entrar a mí" (ibid. 148).
    El mal no es más que ignorancia, falta de la iluminación: "Cuando Jesús ve el mal lo llama por su nombre y lo condena sin titubear. Sólo que donde yo veo la maldad él ve la ignorancia... Padre, perdónalos. . . (Lc 23,34)" (A las fuentes, 191). Ciertamente este texto no refleja toda la enseñanza de Jesús sobre el mal del mundo y el pecado; Jesús ha acogido a los pecadores con profunda misericordia, pero no ha negado su pecado, más bien ha llamado a la conversión. En otros lugares hallamos todavía afirmaciones más radicales: "No hay nada bueno ni malo, sino que el pensamiento lo hace tal" (Un minuto de sabiduría, 115). "En realidad no existe ni el bien ni el mal en los hombres o en la naturaleza. Existe solamente una valoración mental impuesta a ésta o a aquella realidad" (Instrucciones de vuelo para águilas y pollos), 100; ibid. 104-105). No hay razón pare el arrepentimiento de los pecados, ya que de lo único de que se trata es de despertarse al conocimiento de la realidad: "No lloréis por vuestros pecados. ¿Por qué llorar por los pecados que habéis cometido durante el sueño?" (Mensaje para un águila que se cree un pollo, 33; ibid. 51; 166). La causa del mal es la ignorancia (Shock de un minuto, 260). El pecado existe, pero es un acto de locura (La iluminación es la espiritualidad, 63). El arrepentimiento es así volver a la realidad (cfr. ibid. 48). "El arrepentimiento es un cambio de la mente, una visión radicalmente diversa de la realidad" (Shock de un minuto, 262).
    Entre estas diversas afirmaciones se da ciertamente una conexión interna: si se cuestiona la existencia de un Dios personal, no tiene sentido que se haya dirigido a nosotros en su Palabra. La Escritura no posee por tanto un valor definitivo. Jesús es un maestro como los demás; sólo en las primeras obras aparece como el Hijo de Dios. Tendría poco sentido esta afirmación a partir de la concepción de Dios a que acabamos de referimos. Consiguientemente no se puede atribuir valor a la enseñanza de la Iglesia. Nuestra supervivencia personal más allá de la muerte es problemática si Dios no es persona. Es claro que tales concepciones acerca de Dios, de Cristo y del hombre no son compatibles con la fe cristiana.
    No podía por tanto faltar una intervención clarificadora de parte de quien tiene la responsabilidad de tutelar la doctrina de la fe, para poner en guardia a los fieles acerca de los peligros presentes en los escritos del Padre de Mello o de cualquier modo a él atribuidos.
    Fuente: Página web del Vaticano: www.vatican.va.
    Publicado por Human Life International - Vida Humana Internacional © 1998. Se permite la reproducción total o parcial de este escrito con fines no lucrativos y con la autorización de Vida Humana Internacional.
    Vida Humana Internacional tiene disponible información adicional sobre éste y otros temas en su sitio de Internet bajo la sección "Vida y Familia". También tiene disponibles folletos, libros, y videos; solicite nuestro catálogo.

    La Nueva Era, manifestación planetaria del mal - Videos acerca de los peligros del Yoga




  • Dioses de la Nueva Era 1-4



    Dioses de la Nueva Era 2-4


    Dioses de la Nueva Era 3-4


    Dioses de la Nueva Era 4-4

    2 comentarios: