"La humanidad no encontrará la paz hasta que no vuelva con confianza a mi Misericordia" (Jesús a Sor Faustina)

viernes, 17 de febrero de 2017

Conchiglia, la falsa vidente que transmite mensajes heréticos y contrarios a la fe católica

Resultado de imagen para conchiglia falsa vidente

ANDREA TORNIELLI
27/05/2015
El pasado 9 de mayo, durante un encuentro que duró pocos minutos, al final del Rosario en los jardines vaticanos, el papa emérito Benedicto XVI recibió un libro de notables dimensiones, con la portada de color rojo oscuro y un sigilo en forma de concha: la misma concha que se ve en el escudo episcopal y papal de Ratzinger. Ni el Papa emérito ni su secretario particular, el arzobispo Georg Gänswein, sabían de qué se trataba. No conocían el contenido del volumen ni a los dos emisarios que representaban a la “vidente” Franca Miscio, mejor conocida como “Conchiglia” (Conchita), fundadora de un movimiento internacional que tiene como figuras principales a la Virgen de Guadalupe y a Juan Diego.

Los «mensajes» recibidos por la autodenominada “vidente” pueden encontrarse fácilmente en Internet. “Conchita” se presenta como profetisa de nuestro tiempo y llena páginas y páginas de textos que asegura recibió directamente de Dios, Jesús y la Virgen. Entre las “revelaciones” más curiosas, hay una fe indestructible en la existencia de extraterrestres y en el hecho de que «su DNA» se habría mezclado con el terrestre, con la consecuencia de que ahora hay «seres extraterrestres» que gobiernan el mundo.

El Vaticano es decscrito en las “profecías” como el conjunto de todos los males: «El Vaticano es el centro de poder mundial que pretende hacer que todas las falsas religiones sean una única religión mundial... Allí incuban los siete pecados capitales y otras cosas nefastas». “Conchita”, además diviniza la figura de María, que es puesta al mismo nivel de las personas de la Trinidad e incluida en el signo de la Cruz, que «debería cambiar»: «En el nombre del Padre, de la Madre, del Hijo y del Espíritu Santo».

La “vidente” escribió mucho sobre la renuncia de Benedicto XVI. Sostiene que fue provocada por la masonería internacional, y que Ratzinger todavía sería el Papa legítimo, mientras que Francisco, definido «el hombre iniquo que se sienta en el trono de Pedro», sería un «impostor», un anti-Papa, un representante del Anticristo. Hablan por sí mismos estos comentarios, pero parecen haber encontrado algunos periodistas que les hacen caso y que los usan (sin referencias directas a la “vidente”) como base para las publicaciones de los que no logran contener el odio hacia el actual sucesor de Pedro.

El obispo de Jesi, Gerardo Rocconi, advirtió en público sobre los mensajes de “Conchita”, a la que conoció personalmente. También lo hizo el obispo de Senigallia, Giuseppe Orlandoni, que ha definido en varias ocasiones las palabras de la “vidente” como «objetivamente herejes y en contra de la doctrina de la Iglesia».

El movimiento de “Conchita” exhibe con evidencia en el sitio las imágenes del encuentro con el Papa emérito, presentándolo como una aprobación para los mensajes de su libro. Pero, ¿cómo nació el encuentro en los jardines vaticanos? ¿Benedicto XVI y su secretario particular sabían con quién se habrían encontrado? ¿Cómo reaccionaron cuando se dieron cuenta? Vatican Insider hizo algunas preguntas al respecto al arzobispo Georg Gänswein, Prefecto de la Casa Pontificia y secretario particular de Benedicto XVI. 

«Como muchas otras personas –refirió Gänswein– también un cierto señor Mimmo Rocco, que se presentó como brigadier de los Carabinieros, había pedido, hace tiempo, reunirse con el Papa emérito Benedicto. Se le concedió un breve encuentro después del Rosario. Eran dos, él y otra persona. No conocíamos a ninguno de los dos. Durante el encuentro le entregaron a Benedicto XVI un libro, como se puede ver en la secuencia de fotos publicadas por el sitio. No sabíamos nada sobre su contenido. El encuentro duró pocos minutos».

«Cuando llegué a casa –continúa mons. Gänswein– vi el libro y después también lo vio Benedicto XVI. Quedamos sorprendidos porque nos dimos cuenta en seguida de que el libro cntenía “revelaciones privadas”. Bastaron pocos minutos para comprender que se trataba de algo, por decir poco, extraño e increíble. El Papa emérito me encargó de mandar el libro inmediatamente a la Congregación para la Doctrina de la fe». 
(http://www.lastampa.it/2015/05/27/vaticaninsider/es/vaticano/entregan-a-benedicto-xvi-un-libro-con-pseudomensajes-contra-francisco-tQJIH7Os6UIm5vDIi03aQL/pagina.html)

No hay comentarios:

Publicar un comentario